“Dunkirk” de Nolan, se estrenaba un día como hoy

Por: Saúl Montoro

UN DÍA COMO HOY pero del 2017 se estrena una de las obras más impactantes del impecable Chris Nolan: DUNKIRK (2017).

HACE TRES AÑOS SE ESTRENABA EN MÉXICO UNA DE LAS MEJORES PELÍCULAS DE LA GUERRA EN LA HISTORIA DE LA CINEMATOGRAFÍA MUNDIAL (Este es un extracto del análisis publicado en El Alebrije en ese momento, por eso se menciona IMAX).

Echando mano a su acostumbrada narrativa no lineal, Nolan establece tres tiempos desde el principio de la película y es importante para entender el desarrollo de los acontecimientos.

Una semana, que describe la historia de lo que sucede en las playas de Dunkerque, Francia, para regresar al puerto de Dover, Inglaterra. Un día que describe a los cientos de embarcaciones civiles que salieron de diferentes puertos británicos para rescatar a los soldados acorralados en Dunkerque; y por último una hora que cuenta la historia de tres pilotos de la RAF que van a proteger a los barcos de la Armada Real contra los bombardeos de los Stukas y los Heinkel de la poderosa Luftwaffe de Göring que atacaban de forma despiadada a los soldados en retirada. Nolan nos va llevando entre estas tres lineas narrativas para coincidir en el mismo punto de tiempo, situación y desde luego acción con una fineza y majestuosidad que evita nos perdamos en las situaciones que vemos en pantalla. Los personajes de atención y el contexto que viven cada una de ellas son claros; no hay distracción ni historias alternas; todo ocurre a su alrededor y poco a poco van ensamblando las historias de cada uno de ellos para unirse y contar la historia final; el momento del rescate con todos los sacrificios y heroísmos que se dieron para llegar al punto final.

Aunado a la impecable narrativa del director, tenemos la segunda de tres partes que cuentan la historia: La música de Hans Zimmer que actúa como un personaje más en la historia. Desde el principio de la película, Zimmer marca el ritmo que acompaña la narración de Nolan pero desde otra perspectiva: La psicológica. Personajes, situaciones y tiempos son acompañados – que no manipulados – por notas majestuosas en momentos, sutiles en otros y avasalladoras en resto del tiempo que no dan concesión al espectador. Tres tiempos de un leit motiv que describe en notas musicales los sentimientos más profundos del ser humano en situaciones extremas. Y por último, y no menos importante que las anteriores, la imagen.

Christopher Nolan es un apasionado de contar historias utilizando la herramienta tecnológica del IMAX. Y en esta ocasión, decidió que toda su película fuese filmada con ese formato. ¿Resultado? Ser parte de lo que ocurre en pantalla al integrarnos visual y auditivamente en una experiencia orgánica que solo nos permite el formato IMAX. Tan nos envuelve la imagen que de pronto nos olvidamos de la pantalla y sentimos la humedad de la playa, el terror de los bombardeos, la adrenalina dentro de la cabina del Spitfire tratando de derribar al Messerschmitt delante de nosotros, la desesperación de estar atrapado dentro de un barco que se hunde y los desoladores paisajes de las playas de Dunkerque o el Canal de la Mancha. No se trata de verla en IMAX porque se vea “mas bonita” sino porque es parte de la historia, es una herramienta… Mejor dicho; un actor más en la historia que nos cuenta Nolan. Una película que no necesita la narrativa estadounidense para sentir las múltiples emociones que como ser humano podemos tener. No hay “héroes” ni “villanos” a la Spielberg o Bay; no hay melodramas inductivos, no hay violencia a detalle, no hay situaciones inesperadas para retomar el ritmo de la historia. Por eso es que esta película no gusto tanto en los EEUU acostumbrados a las pirotecnias y a los personajes que solos derrotan a un ejercito completo. No hay nada de eso a lo que está acostumbrado el público del cine estadounidense. Esta es una historia contada por un director inglés, conocedor no solo de su historia sino del “despertar del león viejo” que fue el imperio británico durante la Segunda Guerra. Un director sutil, contundente y extraordinario narrador de historias de la psique humana y que en esta película no hace sino mostrar la guerra en el parámetro más amplio; mostrar imparcialmente lo peor y lo mejor de la especie humana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .