​CAZAFANTASMAS: YA NO LE TENGO MIEDO A LOS FANTASMAS

Por: Saúl Arellano Montoro

Lo he dicho siempre.
El cine es el claro reflejo de la cultura en un periodo específico de tiempo, lugar y circunstancia en que se desarrolla la temática y contexto social  de ese momento en la historia. Entonces, apostarle a la nostalgia bajo la frase “es para las nuevas generaciones” conlleva siempre un riesgo de los que pocos salen victoriosos. 

La generación que paso su adolescencia de 1980 a 1989 asistiendo a fiestas donde se oía música en acetato y cassettes; comprando ropa de tonalidades pastel o neón;  con cortes de pelo extravagantes, grabando programas de la televisión en Beta o VHS y por supuesto viendo películas (que ahora los milenials llaman “clásicas”) en cines que ya han desaparecido y que representaba todo un acontecimiento ir con los amigos o la pareja; es la misma generación que se puso alerta cuando Paul Feig dijo a los cuatro vientos que realizaría una nueva versión – con protagonistas femeninas – de una de esas películas clave de los ochenta: Ghostbusters.

Una generación cuya nostalgia ha durado mucho más que la década misma.
Sobra contar lo que la gente dice de la película,  aún cuando sólo han visto los avances que, dicho sea de paso, muestran lo menos interesante de la película y si lo más de “sombrerazo” de algunas de sus protagonistas. Además de presentar los elementos que son de sorpresa y atractivos de la misma. 
Así que entremos en materia.

“SI HAY ALGO EXTRAÑO Y NO LUCE BIEN ¿A QUIÉN VAS A LLAMAR?”
El primer acto de la película (es decir, la presentación de los personajes principales y como es que terminan formando un equipo) es de inicio torpe, lento y que busca ganar nuestra aceptación de forma forzada; con situaciones y momentos que nos evocan a la versión original  bajo el amparo de las nuevas tecnologías visuales que, dicho sea de paso, resultaron sumamente efectivas en esta película. En cuanto al doblaje – si pretenden verla doblada – al español, este está tropicalizado a México, con lo que las expresiones resultan hasta vulgares en ciertos momentos. Lo bueno es que NO utilizaron a nadie ajeno al gremio de actores de doblaje.

Una vez establecida la agrupación y que conocemos las personalidades, la historia de cada una de ellas y los motivos que las llevaron a juntarse, el siguiente acto es ponerlas en las situaciones que dan forma a la película ¡Cazar fantasmas! Y es en este momento que la película se transforma en otra cosa completamente diferente al inicio.

“SÍ VES COSAS ATRAVESANDO TU CABEZA ¿A QUIÉN VAS A LLAMAR?”
A estas alturas de la película, el público está acostumbrado a Melissa McCarthy, Kristen Wiig, Kate McKinnon y hasta a Leslie Jones. La historia ha tomado ya forma, el antagonista resulta ser un villano adecuado a las circunstancias y los personajes secundarios dan plataforma al lucimiento de las protagonistas. Las referencias y guiños a las dos películas originales son constantes lo que resulta de agradecer porque no hace mofa sino homenaje sincero. 

Las secuencias van avanzando hacia la preparación del equipo para el tercer acto que resulta lo mejor de la película. La dosis de humor esta balanceada entre lo burdo para la carcajada fácil hasta lo sutil que representa una inteligencia en el guión. Salvo ciertos momentos, las que se supone llevan el peso de la comedia – McCarthy y Jones – son muy contenidas dejando a un lado lo físico para el dialogo de doble sentido.   Kristen Wiig es la más limitada con su personaje que en toda la película no termina de definir la personalidad y en cambio Kate McKinnon cae en la caricatura de personaje; sin embargo, ellas dos también tiene sus momentos de buena pantalla.

El que brilla y se lleva la película, en una faceta de comedia desconocida hasta ahora, es Chris Hemsworth que hace de su personaje, Kevin, una caricatura de él mismo y aún cuando podría resultar sexista la visión del mismo, el personaje es ligero debido a esa veta comediante de Hemsworth y la forma en la que interactua con las otras cuatro.
Para el tercer y último acto el público está metido de lleno en la película; lo que permite mostrar en pantalla toda la acción que nos vienen anunciando desde la mitad y que resulta en secuencias emocionantes, divertidas e impactantes por el aspecto visual que llena la pantalla. En este caso el 3D sobrepasa el acompañamiento de la historia para ser una parte importante en la narrativa. La película tiene escenas que nos recuerdan justo lo que nos pretendía entretener en la década de los ochenta con movimientos hacia adelante, manos que van hacia el espectador, toda clase de objetos saliendo de la pantalla y profundidades que en esa década nunca se lograron pero que, al ser esta una película filmada de origen para 3D, logra lo que no se pudo hacer hace 30 años… Un 3D que te hace saltar hacia atrás. Sin duda uno de los mejores en años por el simple hecho que lo que pretende es crear sensaciones y lo logra sobradamente. Sobra decir que debido a esto, los fantasmas se ven simplemente espectaculares y homenajean – en la secuencia del “desfile de antaño” – a personajes que aparecieron no solo en las dos de Ghostbusters sino a la serie animada The Real Ghostbusters y a otras películas y caricaturas de los años 80. Incluso en la secuencia de créditos finales, hay un homenaje directo a la serie animada con la Ecto persiguiendo a Pegajoso de un lado a otro de la pantalla mientras van rodando los textos.

“CUANDO UN HOMBRE INVISIBLE SE ACUESTE EN TU CAMA ¿A QUIÉN VAS A LLAMAR?”
Por supuesto que un gran logro fue hacer que los actores que participaron en las películas clásicas hicieran cameos en esta. Más que un espaldarazo a la producción, fue una forma de, nuevamente, apostarle a la nostalgia y hay que admitir que resultó y muy bien.

Desde las primeras escenas donde aparece el busto de Harold Ramis hasta el final con el cierre de Ernie Hudson, van desfilando con diálogos brillantes y emotivos todos los que participaron en las anteriores – salvo Rick Moranis – e incluso Pegajoso lleva una buena secuencia que nos recuerda la película de “Ferris Bueller´s Day Off”.

Muy interesante y de llamar la atención el diálogo entre las cazafantasmas y el personaje de Bill Murray cuyos diálogos llevan toda una carga de doble interpretación en la que se entiende el sentir de los seguidores de la clásica en la voz de Murray y la defensa a los ataques de esos fanáticos por parte de Feig en la voz de  McCarthy.  Esto es una constante en toda la película; diálogos dichos por otros personajes minimizando a las nuevas cazafantasmas y diálogos de regreso a manera de defensa por parte de ellas.
La música, al igual que la trama y las actuaciones, van adecuándose a la película en la medida que avanza. También se siente forzada al principio pero va subiendo de intensidad  en la media que la película mejora hasta convertirse en una generadora de emociones que se combina a la perfección con el aspecto visual de la película. 

“¿A QUIÉN VAS A LLAMAR? ¡A LOS CAZAFANTASMAS!”
En resumen, la película resulto, por mucho, superior a lo que trataron de reducir los detractores de la misma.

Es cierto que el humor de pastelazo de McCarthy y Jones son del agrado de un público al que busca la risotada fácil y en momentos burda; Negarlo sería absurdo. Pero por fortuna lo peor de ambas es lo que se ve en los avances y ya. El resto, como dije, es más controlado y ligero de ver.
La película cumple para lo que fue pensada; para entretener a chicos y grandes por igual con un espíritu – valga el símil –  más cercano a los años 80 pero con el ritmo de filmación dinámico de estos tiempos. Una de las mejores opciones para ver en 3D y es una pena que no se haya cerrado el trato para verla en formato IMAX que así fue filmada de origen porque entonces la experiencia sería impactante. Y aun sin IMAX, sale uno de la película de muy buen humor y con la satisfacción de haber pasado un rato entretenido.
Lo que si les recomiendo es que NO la vean en Cinemex porque nada les asegura que les dejen el final post-créditos que abre una gran puerta a una segunda parte ya autorizada.  Vayan a lo seguro y véanla en un Cinépolis.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s