Sin lugar para el silencio: URSS bajo el árbol.

Por: Raúl Ramírez

¿Qué hay de la estela de la música mexicana independiente? Pocas son las bandas que se forman de buena difusión y de público selecto, audiencia que en este caso va dejando el paso a todo nuevo integrante que deguste de alguien o algunos; URSS bajo el árbol ha forjado su camino a todo aventurero de su música, a esta rama de la psicodelia moderna en la escena mexicana.

urss1Engendrado en 2009, URSS bajo el árbol ha permitido nutrir sus raíces desde muchas vertientes y nutrientes, incorporando a su sombra elementos como las guitarras, el noise rock, la batería, los teclados, el rock psicodélico y también el saxofón. Y alimentándose del camino de John Coltrane y de King Crimson, con un toque de Syd Barrett, URSS amplía sus horizontes con la creación de su primer material discográfico de larga duración, llamado “7”.

Seis son sus integrantes: Samuel, Arellano, Alfredo, Cristóbal, Rogelio y Exael, pero existe el séptimo miembro, más allá de un ente humano, el número siete representa una fuerza que los une, representa la unión entre ellos como conjunto y con su audiencia, como el ingrediente final a su mezcla de sonidos, como la hora que marca el inicio de su festival interno.

La banda celebró la presentación de su nuevo disco invocándose en la casa del lago en Chapultepec, desde las dos de la tarde, ofrecieron todo su set a los presentes como tributo a esta dicha; URSS complació a cada persona tocando canción tras canción, de lo nuevo y de lo viejo, inclusive todo su nuevo disco, que muestra la protesta al exceso, el alto a este reflejo, como sociedad, como individuos.urss2

Canciones como “Hombre Esqueleto” o en especial “Contra sí mismo” enaltecen un melancólico ritmo, lleno de lamentos y teclados que ascienden en sus notas, notas que aparentan calma y a su vez locura, quizás este sea la clave de su unión, saber ponerle orden y palabras a su música, a cada suma de sus miembros.

Sus letras albergan una problemática social, no explícita, pero incluida en su forma; como su canción “Las Aves sin Alas” y su verso que reza y grita ¿Dónde se quedó la fé? O como Los Hilos de Dios, sencillo de su nuevo álbum, que tras el mensaje de un títere eterno, guarda la sorpresa que marca al individuo: su cambio, entre la euforia de los instrumentos que hipnotizan y la batería que no espera a su explosión.

urss3Su presentación en la Casa del Lago marcó una adrenalina con el público, justa para el sábado de un sol que no se extingue; entre las voces desgarradas y el sudor en sus camisas, URSS sedujo al público del primer al último instrumento, evitando el silencio aunque se acabaran las canciones.

Eso es el siete, es el sonido de fondo, que evita la caída en el sepulcro del silencio; es el séptimo integrante, oculto y alegre, que forma parte de todos, y surge como un fruto del árbol, el fruto que trae consigo una posible premonición: la expansión de las raíces de URSS bajo el árbol.

Una respuesta a “Sin lugar para el silencio: URSS bajo el árbol.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .