Azarosa tierra de luz.

Por: Julio Bravo

La potencia de Medina Azahara es suprema, antes de salir a deleitar a sus seguidores que, aunque pocos, hicieron enorme ruido. Se presentaron dos bandas teloneras del país, una de ellas era Simbiosis con un rock bien ejecutado, una de las dos guitarras se distinguía con solos bien armados, la segunda banda fue Engrane, su propuesta se acerca más al meta gutural sobre matices melódicos en la voz, ellos hicieron que algunas cabelleras se sacudieran.

medina0.jpg (1)

medina4.jpgPara ser la noche del padre, muchos iban acompañados de sus esposas e hijos. Se pudo sentir un ambiente fraternal, la cerveza corría dorada en las bocas, la euforia se filtraba a través de la espuma y un solo clamor decía ¡Medina, Medina, Medina Azahara!, coreaban mientras los minutos pasaban y la banda española hacia demorar su presencia. Los ingenieros de audio, montaban los últimos detalles, afinaban aquí,  checaban allá.

Con un rotundo aplauso, esas gargantas de hombres y mujeres entregaron su cariño a los músicos de Medina Azahara. Entonces la acción se convirtió en brío, la guitarra estruendosa de Paco Ventura tomó por asalto todos los oídos, caminaba, salta sin perder ninguna ejecución metálica de sus cuerdas… Juanjo Cobacho ponía esa intensa base del bajo, y vibraba en el suelo un sonido distintivo ya que toca con plumilla… y en esa atmosfera sintética y aluzada, las teclas de Manuel Ibañez acompañaban los acordes místicos de la banda, con todo y más Manu se daba el tiempo de armonizar con una sola mano, pues con la otra tomaba fotos del público.medina.jpg (1)

medina6.jpgLa juventud se percibe, una energía que golpea con técnica y precisión, es la batería de Nacho Santiago, escuchando sus remates se nota que tiene escuela y sabe de ritmos… ellos sin opacar jamás a la voz y el coro, le otorgan  al líder Manuel Martínez ese espacio sonoro donde él, se dirige durante treinta años, con esas canciones que la gente canta siguiéndolo, los tintes andaluces están en los labios y cuerdas vocales del hombre de la cabellera rubia y la barba roja. En unión perfecta Medina Azahara brindó un espectáculo inolvidable.

Es aquí cuando uno disfruta los shows, pues este tipo de bandas demuestran la madurez y el compromiso. Se les ve feliz en el escenario conviviendo con sus fans, divirtiéndose arriba de la tarima ellos mismos y, todavía jugando a posar para el fotógrafo, que extasiado también suele aguantar el estallido de la música tan cerca.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .