El estreno de THE ROPE en México

Por: Saúl Montoro

UN DÍA COMO HOY pero de 1949 se estrena en México la que es una de las preferidas e impecables películas del más perfecto de los directores de todos los tiempos: THE ROPE (1948) de Alfred Hitchcock.

Desde la primera escena sabemos quién es el muerto y quienes los asesinos; una pareja de estudiantes que quiere demostrar que son capaces de realizar el crimen perfecto; y en un arrebato de arrogancia, esconden el cadáver en un baúl que servirá de mesa de centro en la fiesta que organizaron para la persona que acaban de matar al que asistirá no solo la prometida de este sino también sus padres y mucha gente relacionada a los tres. Incluido el antiguo maestro (James Stewart) con el que compartirán teorías de ciencias socio-políticas.

LA SOGA es la primera película a color de Hitch, lo que le permite experimentar (con todo y sus dificultades) con la imagen del tiempo en el ambiente controlado del estudio como pasar de la tarde a la noche en la escenografía del fondo.

Lo segundo es que se filmó en tiempo real, sin cortes más allá del término del rollo donde el desvanecimiento se logra en los pilares al pasar la cámara (montada en un Dolly) de un cuarto a otro o con un extreme close-up a la espalda de algún actor o actriz para irse a “negros”.

Con una precisión de cirujano (amparado en días de ensayo con todo el equipo, los técnicos, actores, guionista y el director mismo) la película se va desarrollando como una obra de teatro en la que no hay espacio para errores (tal vez de diálogos y se permitía improvisar para no detener la escena) mecánicos debido a que eso representaba desechar un rollo completo aún cuando quedara menos de un minuto para terminar el rollo.

Tercero, el manejo del suspenso y como va creciendo en la medida que observamos como va llegando la gente a la fiesta desarrollada en lo que aparenta ser un departamento no muy grande teniendo al centro de la sala – donde se desarrolla el 70% de la película – el baúl con el cadáver y que por momentos vemos a los padres del asesinado servir copas o tomar refrigerios directamente de ahí.

Sobra decir que las actuaciones de John Dall y Farley Granger son extraordinarias no solo por dejarse llevar por el director sino porque asumen de forma íntegra las personalidades de altibajos de Brandon y Phillip que al enfrentarse con su antiguo profesor se llenan de angustia y miedo que combaten (especialmente Brandon) siendo arrogantes al tratar de establecer el móvil como una demostración real de las teorías del maestro en la vida real.

De una realización compleja con detalles que al espectador le resultan incluso ordinarios (de ahí la maestría del director) LA SOGA es un ejemplo claro de realización que incluso ahora, a 71 AÑOS DE SU ESTRENO, muchos directores deben seguir como libro de texto para lograr en las actuales películas lo que se ha perdido en el tempo: El suspenso más puro con una manufactura precisa para lograr algo que parece común en el ojo del espectador pero que aún así, se involucra de principio a fin en la trama.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .