Cuando se estrenó en México: LOS MUCHACHOS PERDIDOS

Por: Saúl Montoro

UN DÍA COMO HOY pero de 1988 se estrena en México la sorprendente y divertida película LOS MUCHACHOS PERDIDOS (1987) del inconsistente director kitch Joel Schumacher.

Joel Schumacher y el guionista Jeffrey Joam se inspiran muy por encima en la leyenda de los niños perdidos de la novela Peter Pan al ubicar a estos jóvenes “perdidos” en lo más recóndito de una sociedad a finales de los ochenta rodeados de diversión, oportunidades de sexo libre (pese al SIDA), apatía de los adultos y violencia moderada de arquetipos para convertirlos en vampiros; lo que les aumenta varios grados el atractivo a los espectadores en esa edad.

La historia es sencilla con respecto a la situación general. El tema es “el chico nuevo” que quiere encajar en una sociedad que lo rebasa tratando de huir del control materno de su madre divorciada y un hermano menor y llega a un círculo – gracias a que se enamora al instante de la prometida del líder – donde es puesto a prueba… Una fórmula muy utilizada para reflejar el momento que vive la juventud en cualquier época.

El toque cargado de sexualidad hetero y homosexual que le imprime Joel Schumacher fue el atractivo de esta película que, acompañada de una extraordinaria banda sonora, se permite rescatar el mito del vampiro seductor pero esta vez en 5 jóvenes; sumado a buenos efectos de la vieja escuela de las prótesis y los efectos mecánicos y una edición precisa para dar el ritmo que los personajes y la música impone.

Además que tiene un extraordinario sentido del humor basado en lo extravagante y hasta geek de lo que tiene que ver con la mitología del vampiro y la forma en la que la gente lo ve como lo más normal justo por la moda que surgió en esa década donde hubo una serie de grandes títulos que rompían igualmente con la idea tradicional del Vampiro.

Y no puedo más que cerrar con LA frase de la película que se me quedó grabada desde que la vi en pantalla en ese 1987 en el cine de mi barrio Villa Coapa:

“Hay sólo una cosa de Santa Carla que nunca he podido soportar… ¡Esos malditos vampiros!”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .