BENEFICIOS DE LA TERAPIA PSICOSOMÁTICA

Por: José M. Viniegra

2El propósito de las terapias es curar. Un tratamiento físico o mental eficaz se basaría en la aplicación de conocimientos muy precisos. Pero, ¿existe terapia para el manejo de las emociones y de lo que éstas le hacen al cuerpo?

Vivimos en un mundo que avanza a una velocidad vertiginosa y que requiere que tengamos nuestras mejores habilidades y todo nuestro potencial libres. No obstante, no siempre logramos estar a la altura.

Uno de nuestros mayores problemas en el logro de objetivos y metas, es el estrés; no obstante, existen otros males; entre éstos está lo que las emociones le causan a la salud del cuerpo. Para entenderlo mejor, debemos conocer que toda emoción produce una sensación y un estado mental.

Ya en el pasado se hablaba de las Enfermedades Psicosomáticas. A principios del siglo, la palabra “psicosomático”, del griego psyche (mente) y soma (cuerpo), vino a sustituir términos como “neurosis cardíaca”, que se empleaba para referirse a trastornos corporales, atribuibles a factores mentales por no tener una causa física atribuible.5

No sólo es cierto lo anterior, sino que desde entonces se pudo adjudicar la enfermedad -médicamente hablando- a razones no físicas o no propias del cuerpo, pero que, sin embargo, sí se manifestaban en él. Entonces, ¿De dónde venían dichas enfermedades? Bueno; la ciencia estaba determinando que la enfermedad bien puede tener –también- un origen distinto al físico.

No obstante, es notoriamente difícil cambiar conceptos y conocimientos en breves períodos de tiempo. Esto es fácilmente visible en la historia de las ciencias; cambiar lo que -ya de por sí- ha tomado años o siglos aceptar, y luego darlo por verídico, haciéndolo en cortos plazos, es casi imposible; pero se ha logrado antes.

Por lo anterior, existen dos posturas opuestas: aquella que aboga porque se acepte que las enfermedades son causadas única y exclusivamente por factores corpóreos, y aquella que sostiene que el manejo de las emociones y la mente puede significar la cura o incluso la prevención de muchas enfermedades y malestares.

67El ejemplo más obvio es el estrés; también conocido como “La Enfermedad de Nuestros Tiempos”. Sin meterme en asuntos sociológicos -y si el lector me permite- podría decir que el estrés es, más bien, origen de muchas enfermedades. Algo o alguien nos causa estrés, y éste nos origina enfermedades físicas y mentales.

Pero el estrés es sólo uno de tantos motivos de las enfermedades (físicas y/o mentales). Otras causas se encontrarían ocultas en lo más profundo del ser: en su mente inconsciente. Obviamente, al mencionar que se encuentran en la parte inconsciente de la persona, ni siquiera para el individuo es posible ver lo que ahí se esconde. Sólo una terapia eficaz podría sacarlos a la luz.

ACERCA DE LAS TERAPIAS…

Cuando se escucha la palabra “terapia”, muchas personas asumen inmediatamente que quien la toma padece trastornos mentales; no obstante, esto se aleja de la realidad en gran medida. Existen diferentes terapias, como existen diversos tipos de casos y de individuos.4

Dicho sea de paso: las terapias del siglo pasado no abordaron la mente; a lo largo del siglo XVIII y XIX se desarrolló una concepción más materialista y determinista acerca de las causas de las “enfermedades mentales”. Esto alejó a la psicología del campo de la mente y la centró en el estudio del órgano fisiológico encargado de distribuir impulsos eléctricos motores: el cerebro.

Por otro lado, la psicología de Wilhelm Wundt (1832-1920), fundador de la psicología como institución, tenía ideas que no eran especialmente originales; pero utilizó el camino ya trazado a través de la fisiología, aceptando el Camino de las Ideas de Descartes y Locke como base para convertir la psicología en una ciencia convenientemente vinculada a la fisiología.

3Adicionalmente, el origen de la psicología fue la filosofía. El verdadero principio es remoto porque desde que el hombre existe se ha cuestionado sobre si mismo, sobre el mundo y sobre la posibilidad de trascendencia. Asimismo, la definición original de lo que debía ser la psicología es, como la misma etimología lo indica, Psique (el alma) y  Logos (estudio de); era, por tanto, el estudio del alma.

Ciertamente, alguien decidió que la conducta del hombre se debía determinar desde aspectos meramente físicos. Pero, ¿qué hubiera pasado si ese alguien no hubiera tomado la estafeta y en vez de ello la hubiese dejado en manos de alguien más, que sí continuara el estudio sobre el alma?

NO VAYAMOS MUY LEJOS…1

La idea del alma es algo abstracto para algunos y tiene un cariz puramente religioso para otros. Recordemos que psique significa, también, “mente”. Y como dijimos antes, las emociones producen una sensación y un estado mental.

Hay incluso estudios nuevos que arrojan a la luz que el cuerpo reacciona en diferentes áreas de acuerdo a la emoción que el sujeto experimenta.

Investigadores en Finlandia pidieron a 700 voluntarios de tres naciones que pensaran en una de las 14 emociones predeterminadas y que después señalaran el área de una silueta en blanco en donde ellos sentían un estímulo a causa de una emoción en particular. Al graficar los resultados, aun si los individuos no se conocían entre sí o no se habían puesto de acuerdo en nada -además de desconocer a sus compañeros en dicho experimento-, se pudieron observar zonas en los gráficos que, de manera regular, uniforme e invariable estadísticamente, solían ser las mismas de acuerdo a un cierto tipo de emoción en particular. El texto original viene en Proceedings of the National Academy of Science of the United States of America.

Quizá este no sea el experimento del siglo para algunos, pero recordemos que la ciencia médica apenas está reconociendo el campo de las emociones como factor determinante de la salud o como parte de la medicina. Tal podría ser el caso de la Medicina Emocional, como la llama la Dra. en Medicina, Marisa Navarro.

68Por otra parte, como lo dijimos, las ciencias de la mente o la psique se desviaron del camino original del alma y las emociones, y centraron su estudio en las neuronas, además de que mucho de aquél conocimiento fueron teorías que se aceptaron o se introdujeron arteramente en el campo médico real (cuya base de investigación fue y seguirá siendo el Método Científico).

Daniel Goleman afirma en su libro “La Inteligencia Emocional” que la potencialidad de una persona no está determinada por su desempeño académico o el coeficiente intelectual, sino que también es importante tener en cuenta la capacidad que tenga el individuo de conocer y gestionar sus estados emocionales.

Entonces, para quien abogue por lograr un emparejamiento del campo médico con el campo espiritual o emocional, debería existir la posibilidad de acceder a una terapia que ayude a recuperar o mantener una buena salud física y mental no sólo abordando los asuntos del cuerpo, sino lo que las emociones o el pensamiento le están haciendo al cuerpo también.

Es en este punto donde quizá te interesaría encontrar dónde pudieran atender tu salud física y tus aflicciones por igual; o las dudas que tuvieras. Quizá, con el creador de este brevísimo artículo, puedas obtener algo más de información.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s