HECTOR BONILLA ES: UN PADRE NO TAN PADRE

Por: José M. Viniegra

un_padre_no_tan_padre-820536444-largeMagnífica actuación de Héctor Bonilla sorprenderá al público en general. Un Padre no Tan Padre se estrena en las salas del país. El punto de quiebre entre el pasado y el presente se gestan con mayor fuerza en nuestros días.

La historia no es ajena para una mayoría de ciudadanos que nacimos en mediados de los 70´s y principios de los 80´s. Al tener entre treinta y cuarenta años, las generaciones que vivimos estos tiempos de vertiginoso cambio, entenderemos muy bien el contexto ideático del filme Un Padre no Tan Padre.unpadrenotanpadre

Y es que la cosa va así, según la sinopsis de nuestros amigos de Cinépolis: “Cuando Don Servando Villegas, un buen viejo patriarca mexicano, es expulsado de su casa de retiro, su hijo más joven, Francisco, lo lleva con él. Don Servando está a punto de descubrir la verdad sobre su hijo y su forma de vida”. Dicho en nuestras palabras, Don Servando es un hombre maduro, educado en la tradicionalista modalidad del patriarcado mexicano que imperó, sobre todo, en los pueblos de los estados de la república. Ser expulsado del asilo que le dio albergue por tantos años, a causa de un fraude bancario que lo dejó sin fondos, le abre las puertas a la calle, literalmente; además de su temperamento por el que es odiado por la mayor parte de los demás residentes de esta casa de descanso. Cuando llega a casa de Franc (Francisco), su hijo, descubre una serie de personas (y personalidades) que conviven con él, en el mismo recinto. Con ideas harto tradicionalistas y convenciones muy cuadradas, a Don Servando se le hace imposible vivir entre esta gente, y a los demás no les va mejor. Sólo hasta que encuentran que lo importante no son las ideas, sino lo que se trae en el corazón.

talent-partyLas palmas son definitivamente brindadas a Héctor Bonilla, actor mexicano que vimos recientemente en el filme que emula el terremoto de 1985. En aquél papel, es un ayudante de limpieza sin muchas aspiraciones. Acá, es el despotismo y el mal humor andando. Su total entrega al papel que representa, lo hacen ver como uno de los mejores actores mexicanos que tenemos.

El planteamiento de este filme es la ruptura que se está gestando de manera vertiginosa en el tiempo, respecto de los parámetros de la sociedad de antes y la actual, en cuanto a la eterna disyuntiva del bien y el mal; acá, en la cinta, quizá lo sea, aun más marcadamente, entre lo moralmente correcto o incorrecto.ds-and-ed-in-bike

¿Cuánto de lo pasado es un arcaísmo; cuánto es un cambio innecesario o dañoso? Y es que en otros tiempos las restricciones ayudaron a mantener la cordura de nuestras acciones; aunque no podemos olvidar que, como Don Servando, el abuso de autoridad y la poca disposición a entregar afecto a quienes son nuestros seres queridos, abrió la enorme brecha entre la libertad y el libertinaje, entre las reglas y la opresión patriarcal. Quizá, lo mejor esté en los puntos medios, y esta es una película que sin duda te pondrá a pensar en tal. Aunque, hemos de decirlo, aún impulsa la idea de romper estereotipos de una manera abrupta y sin poner en duda un instante si estaremos haciendo o no lo correcto al hacerlo tan apresuradamente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s