POR SIEMPRE: UN FILME CRISTIANO PARA CONFORTAR

Por: José M. Viniegra

por-siempre2-300x300POR SIEMPRE es un filme cristiano, si se le puede catalogar acaso. No olvidemos que el cine, como la música y otros tipos de arte, suelen catalogarse en algún género para mejor entendimiento entre el que lo experimentó y el que aún no; por lo tanto, podríamos usar sólo como esto, una etiqueta, el término religioso o cristiano.

La idea principal de la obra se centra en un chico de fuertes ideas religiosas, que se ve repentinamente envuelto en una nube negra de muerte: él dejará de existir pronto. Un tipo muy agresivo de leucemia se cierne sobre su salud y su cuerpo y lo está matando progresivamente.until-forever

Cáncer, esa palabra que algunos sienten lejana y ajena, como un mal que sólo pertenece a otros, mientras que esos otros la sienten tan desgarradora y cercana, más de lo que quisieran, se presenta para Michael Boyum. Inmediatamente la vida deja de ser vida y se convierte en una carrera imposible de ganar.

Bueno; la película emplea recursos que se han tocado del mismo modo antes, en otros filmes: cáncer o alguna otra enfermedad de etapa terminal; el tratamiento médico agresivo en búsqueda de la salud. Usa, asimismo, recursos vistos antes y que resultan fáciles para un filme “esplendoroso”: hospitales de primera categoría, personas en plena juventud, personajes poco o nada demacrados, autos y otras facilidades de vida, amigos o buena gente en el mismo hospital, y todo eso que, casualmente, contrastan con la lamentablemente situación que se gesta en su futura y desolada existencia.

crop_untilforever_2-jpgLas actuaciones son buenas, pero casi en todo momento la historia se centra en los dos jóvenes enamorados y no así en el resto de la gente que los rodea, cuando, de hecho, en la vida real, muchísima gente se ve impelida a “hacerse cargo” de una situación de la que no queda mucho que hacer sino gastos médicos y una larga y desgastante espera, tanto para el que morirá como para la familia o los amigos. Esto, considero, demerita todo el realismo que se le deseó imprimir al filme, pues está basado en una historia real.

Recalco: no es de importancia para mí, como espectador, saber si el filme es religioso, cristiano o del main stream. El cine es cine. Su potencial y su calidad vendrían dadas por su fotografía, por su manejo de cámaras en movimiento, por sus actuaciones; asimismo, por los personajes, la trama, el conflicto y la culminación del mismo filme. Si nos deja un excelente sabor de boca, es un filme excelente; pero si ello se basa en nuestra simpatía por el tema o nuestro antagonismo hacia el mismo, es tan absurdo como no ver un filme porque no congraciamos con un actor de modo personal. El cine es cine; debemos ser objetivos y, ciertamente, dejarnos embeber o dejarnos llevar por la trama; sólo así, podremos decir si es bueno. De paso, indico que he visto grandes filmes religiosos (como Don Bosco) y me he quedado con buen sabor de boca, aun sin considerarme religioso.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s