CROSSOVER: SPY VS SPY EN RIVIERA MAYA FILM FESTIVAL

​Por: Jesus Chavarría (@jchavarria_cine)

Es cierto que el Riviera Maya Film Festival ha tenido en sus distintas ediciones, invitados especiales de enorme atractivo comercial, sin embargo ese nunca ha sido su principal atractivo.

El punto fuerte del evento y el que siempre le ha distinguido, es contar con una estupenda programación, quizás una de las más interesantes y de alto nivel entre los eventos similares de nuestro país. Es por esa razón que al llegar a los parajes de Ciudad del Carmen, uno se atreve a dividir el tiempo entre la arena, el sol y el mar,  y disfrutar del aire acondicionado del cine, comer palomitas, tomar un refresco frío y dejarse sorprender por pequeñas joyas fílmicas que por desgracia, será complicado que lleguen a la cartelera comercial, esto último convirtiéndose en un valor agregado del festival.

De entre dichas películas, hubo una en específico que causó gran impresión entre el público y terminó por convertirse en mi favorita. Quizás fue lo venenosa forma en que el director reinterpreta el clásico juego de “espía vs espía” que irremediablemente me refiere a las tiras cómicas del mismo nombre –Spy vs Spy-, publicadas en la revista Mad -y que luego se convirtieron en una exitosa serie animada, siempre con un marcado tufo a la Guerra Fria-, o tal vez el ritmo ascendente con el que se desarrolla todo el asunto, contrastando con lo pausado de muchas de las otras películas incluidas en la selección, y  que ya había tenido oportunidad de ver, pero me resultó un delicioso y sofisticado bocado de humor negro.

La historia pone frente a frente, a un par de asesinos a sueldo, de personalidades totalmente opuestas, pero igual de efectivos a la hora de matar. Uno, metódico, pulcro y con una familia y esposa ideal, a la que por supuesto, le oculta la naturaleza de su trabajo. El otro, ya veterano, adicto a las drogas y con un cinismo desencantado. El encuentro es inducido “metódicamente” pero como era de esperarse todo se sale de control, hay eventos inesperados y al escenario se agregan nuevos participantes, para desbocar en una comedia negra de situación.

El director Alex Van Warmerdam, con todo el descaro el mundo, se reserva el papel de uno de los protagonistas y además lo hace muy bien. Se trata de un disparate en donde lo retorcido de los personajes surge con el menor pretexto y que se guarda un par de giros argumentales, sin renunciar nunca a la violencia y el humor despiadado y casi surrealista.

Su título es Schneider vs. Bax y sin duda se convirtió en uno de los momentos memorables de la programación que en este 2016, ofreció el Riviera Maya Film Festival. Hemos de volver para la siguiente edición. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s