CROSSOVER: Cine con Kristoff por ejemplo

Por: Jesus Chavarría (@jchavarria_cine)

CHAVARRÍA-COLUMNAUno de los rasgos característicos de Cine con Kristoff en Telehit, era que comentábamos las películas, luego de su fin de semana de estreno. Esto por dos razones principalmente. La primera, era que el propio Kristoff, prefería evitar el encuentro con las distribuidoras o agencias responsables, para así deslindarse de cualquier tipo de compromiso con ellas. La otra, era para provocar que aquellos televidentes que fueron a verlas, pudieran comentar y cuestionar nuestras opiniones, mientras que los que no habían ido, luego de la charla se sintieran motivados a hacerlo.

El programa fue sumamente exitoso durante los más de seis años que estuvo al aire, a la fecha aún me llegan muchas preguntas en redes sociales, con respecto a las razones de que llegara a su fin, mismas que por otro lado no son ningún secreto. Pero esa no es la cuestión, si he comenzado con tal referencia, estos delirios escritos provenientes de mi mente retorcida, es por qué a últimas fechas, algunas distribuidoras y agencias, les ha dado por condicionar las funciones de prensa, pidiendo que les sean entregados lo que denominan como “testigos” –es decir, publicaciones o similares- de sus dos más recientes títulos. ¿Esto que implica?.

En primera, se traduce en una forma de ahorrarse trabajo, por que si bien es cierto que como medio –incluyendo críticos y periodistas-, debes entregar dicho material, esto sólo corresponde al inicio de tu acreditación, después es su obligación hacer el respectivo monitoreo, para darle seguimiento al eco con respecto a su producto, lo que se traduce en el impacto comercial, que a final de cuentas es lo que más les interesa.

En segunda y aquí lo más delicado, en una sutil y cuestionable forma de control sobre la opinión, pues si bien, los que ya tenemos cierto recorrido profesional, no cedemos ante lo que puede sugerir que dependiendo lo que hayas escrito, te pueden dar o negar el acceso a una función, los principiantes –muchos muy jóvenes- si terminan por ser “amables” con sus textos o comentarios, con tal de asegurar lo que representa la materia prima de su trabajo. Resulta pues lamentable y preocupante esta circunstancia, pues ahora pareciera que te están haciendo un “favor” al dejarte ver “su” película. Nada más lejos de la realidad, ni ellos te hacen un “favor”, ni uno se los hace al publicar algo.

Afortunadamente, de ambos lados hay quienes respetan el trabajo propio y el ajeno, y no caen en dichas prácticas, para ellos será el espacio previo. Para los que no, siempre está el recurso de esperar a que “sus” películas salgan, pagar el boleto de entrada y comentarlas después del estreno, lo cual solo va en detrimento de sus producciones y sus clientes, pues lo que más les interesa es que se les haga ruido antes de su primer fin de semana en cartelera.

Créanme, esta fórmula está probada, Cine con Kristoff, es una muestra de que así se puede hacer un programa exitoso. Ojalá y todos lo reflexionáramos un poco al respecto. De cualquier manera, el asunto es incomodo, es de esas cosas que en un mal día, te hacen considerar empezar a Deshacer el mundo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .