Dio disciples y Nazareth más allá de la muerte y con la fuerza del espíritu.

Por: Laura Mónica Rodríguez./Fotografías: Julio Bravo.

Hablar de Nazareth es hablar de más de 40 años de carrera. Dio Disciples es hablar de alguien que aunque no está físicamente, se mantiene en el corazón de muchos, Ronnie James Dio. Hablar de ambos es rememorar un concierto lleno de emociones, donde el espíritu pudo más que el físico.

dio3.jpgLa cita fue en el Salón José Cuervo el miércoles 19 de Junio a las 8:30pm. Parecía que el cielo recordaba que el gran DIO no cantaría con su banda y lloró inconsolable, ya que la lluvia que cayó esa tarde en la ciudad de México fue abundante, lo que trajo los consabidos problemas viales y con ello, un foro que apenas alcanzaba un 30% o menos de su capacidad.

A las 9:12 pm salieron por fin los señores de Dio Disciples liderados en la voz por Tim “Ripper” Owens, abriendo con Killing the dragon. Sonaron los grandes éxitos como Holy Diver, Children of the sea, Egypt, Stargazer, The last in line entre otros. Al llegar a Stand up and shout, el foro estaba ya al 50%. Tim se alternaba con Oni Logan en las voces, pero, con toda la experiencia que tiene, al percatarse que la emoción del público era mayor cuando el estaba al frente, interpretó el 80% de las canciones.

El sonido no era muy nítido, pero se dirigió al público para decir que consideraba a DIO el mejordio1.jpg cantante de heavy de todos los tiempos, que era un gran amigo de su banda, pero principalmente del público, y que siempre se le extrañara; interpretaron entonces Don’t talk to strangers, Lord of the last day, All the fools sailed away, Long live rock n’ roll, Man of silver mountain y el cierre espectacular con Heaven and Hell a la 10:20 pm. Aunque la gente coreó las canciones y brincó con ellas, incluso algunos realizaron headbanging, no se puede dejar de notar que la falta de DIO provoca sentimientos encontrados en la gente que escucha esta banda tributo, lo cual se refleja en una emoción apagada en general.

dio.jpgEl público era muy ecléctico, había gente de todas las edades aunque predominaban algunas cabezas blancas y público mayor de 30 años en general. Eran un reflejo de que el rock se lleva en la sangre y no en la ropa, ya que aunque algunos vestían incluso de traje (al ser entre semana, era señal que literalmente saltaron de la oficina al concierto) o como se vería cualquiera de nos abuelos, igual brincaban y hacían la señal que hiciera inmortal el buen DIO. Fue curioso ver a algunos quincuagenarios que, fieles al espíritu de rockstar, llevaban a chicas 25 años menores. Algunos tuvieron oportunidad de desempolvar sus chalecos y chamarras de cuero junto con los recuerdos de rebeldía juvenil.

Unos largos 35 minutos transcurrieron para que pudiera subir Nazareth al escenario. Esto provocó que varios se retiraran del lugar. Finalmente, a las 10:55 pm entre sonido de gaitas de fondo, salieron los legendarios músicos. El público que se arremolinaba al frente durante Dio Disciples rondaba entre los 25 a 35 años y los mayores permanecían atrás. Al salir Nazareth se invirtieron los papeles.

Con una impresionante voz por la que pareciera no ha pasado el tiempo, Dan McCafertty abrió el concierto interpretando Telegram. El foro se mantenía entre un 40 a 50% de su capacidad. Tal como lo habían prometido, interpretaron éxitos de toda su carrera, incluso recordando canciones de los 70’s en los que el mismo Dan dijo que fue una época donde fumaba mariguana, donde vivía la “onda” hippie, donde todo era amor y paz, en fin, donde era muy joven.

Se veía muy emocionado con la reacción del público, incluso bailaba un poco como regalo a todos los gritos, que en cierto momentonazareth.jpg intentaba acallar durante un instante porque no le permitían hablar. Así sonaron Holiday, Razamanaz, Mis Missery, Sunshine, Radio, Shangai’d in Shangai, Turn on your receiver, Cocaine, This flight tonight.  Dan tuvo que hacer una pausa casi a media noche, porque a pesar de que tomaba agua entre canción y canción, no pudo aguantar más y le dio un acceso de tos, por lo que salió un momento para recobrar fuerzas y mientras el público pudo disfrutar de un excelente solo de guitarra de Jimmy Murrison. Dan regresó y como regalo hizo sonar su gaita, como preparando nazareth2.jpgla despedida que llegó a las 12:06. El público empezó a gritar para que salieran de nuevo y así sonaron los temas My White bicycle, y por supuesto sus grandes éxitos Hair of the dog, y Love hurts. Esta última hizo que todo el público se compactara hasta el frente del foro, que cantara, que salieran los celulares para grabar y que uno que otro dejara escapar una lágrima o al menos un suspiro. “No dejen de bailar ni de cantar el rock nunca” dijo un emocionado Dan McCafferty que dejó todo sobre ese escenario. A las 12:28 pm se encendió la música ambiental para decirnos que la noche había terminado.

Como dijo Manuel, vocalista de Medina Azahara cuando le preguntaron si algún día se retirarían: “Seguiremos hasta que el espíritu aguante, porque a veces el cuerpo se cansa antes”. Así, DIO trasciende a la muerte a través de sus canciones ahora interpretadas por sus amigos de Dio Disciples y Nazareth continúa con la fuerza del espíritu del rock clásico, ese que se disfruta, que se canta, que se baila, que se lleva en el corazón.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .