Un día como hoy “El rápido de las 9:15” se estrenaba en el cine

Por: Súl Montoro

UN DÍA COMO HOY pero de 1941 se estrena: EL RÁPIDO DE LAS 9:15 del meticuloso director Alejandro Galindo.

Utilizando el suspenso como narrativa, Galindo presenta la vida de varios personajes de diferentes estratos sociales y con diferentes necesidades que los obligan a tomar el tren conocido como el “Rápido de las 9:15” para llegar a su destino. El ambiente “hitchcokiano” se siente a flor de piel al sentir empatía por los diferentes personajes – una pareja de recién casados en su viaje de luna de miel, un delincuente y su mujer acompañante, un empleado con el nombramiento de sobrecargo para recibir un embarque de Asia, un rico muy enfermo y cascarrabias que es acompañado por su sobrina y un asesino traicionado por sus compinches que debe desaparecer de la vista de la ley – que sabemos van a tener un final trágico debido a que el tren en que viajan fue saboteado y una tormenta atípica que amenaza con destruir uno de los puentes por los que va a pasar sino es avisada la autoridad ferroviaria por el guardavías del entronque que podrá desviar o dejar que siga su funesto camino.

Desde las primeras escenas conocemos los por qué de cada uno de los integrantes así como también la trampa mortal a la que se están subiendo; en eso Galindo no nos engaña ni nos trata de distraer; el tema es conocer los diferentes caminos que llevan a las víctimas a un final que puede ser el último de sus vidas o bien, el que les permita seguir vivos enfrentando cada uno las decisiones que eligieron en la vida. Y si bien no es una película de corte Noir, si tiene elementos narrativos que no le piden NADA al creador del genero del suspenso que todos conocemos.

Una bien lograda y manufacturada película que cuenta con las grandes actuaciones de Alfredo del Diestro, Virginia Fábregas, Carlos López Moctezuma, Miguel Inclán y Gloria Marín por mencionar unos pocos.

Estuvo disponible en DVD gracias a la colección “México en pantalla” – que fue donde to la adquirí – en una edición que incluía además LA MANO QUE APRIETA (1964) de Enrique Carreras y EL SILENCIOSO (1967) de Alberto Mariscal. Si la encuentran en alguna tienda de saldos de películas o en las librerías de CONACULTA del país, simple y sencillamente NO LA DEJEN y llevensela. JAMÁS SE ARREPENTIRÁN.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .