Un día como hoy se estrena “The stranger” de Orson Welles

Por: Saúl Montoro

UN DÍA COMO HOY pero de 1946 se estrena la tercera película dirigida por el genio Orson Welles THE STRANGER.

Tomando como eje la historia de un criminal nazi que se oculta en un pequeño pueblo de Connecticut y que es buscado incansablemente por un agente federal de los EEUU, Welles construye una película de narrativa Noir no sólo por la iconografía sino por el tema de la cacería humana.

La película fue filmada muy cerca del fin de la 2da gran guerra siendo esta una de las primera en tocar el tema de los criminales nazis ocultos por el mundo lo que permitió a Welles dar una narrativa que, como es característica del directo, toca temas incómodos a la sociedad estadounidense en formación del sueño americano.

Porque no solo es que el espectador de aquellos años se sienta atemorizado de pensar que en su propio pueblo puede haber un asesino de masas o un agente extranjero que sacuda la paz de su entorno con una ideología absolutista como el nazismo – las bases del McCarthismo que surgiría 4 años después – sino que también plantea sutilmente el grave problema social que sigue afectando a los estadounidenses de ¿Qué hacer con los que regresan de la guerra?

Y para terminar de poner sal a la herida, la mención de la creación en el propio territorio de asociaciones extremistas de supremacía blanca para defender la “paz americana de los padres fundadores”; es decir, implementar el fascismo que de manera profética impuso a su actual presidente.

Filmada con una manufactura impecable, con una cámara que resulta tan impactante como cuando filmó El Ciudadano Kane apoyada en claroscuros y escenarios emblemáticos del cine Noir, las precisas actuaciones de sus tres protagonistas (G. Robinson, Loretta Young y el propio Welles), el microcosmos de una pequeña sociedad donde se oculta la bestia en el papel del distinguido profesor Frank Kindler que participa constantemente en las actividades del pueblo además de marido ejemplar, un pueblo con sus personajes característicos y sus emblemas retratados desde atrevidos ángulos y paneos; y por supuesto lo que deriva del trabajo de investigación del agente Wilson que desenmascara a esta personalidad cuyo entorno – comenzando por su propia esposa – se niega a reconocer.

Pese a ser un trabajo “de estudio”, Welles maneja la historia a su estilo para convertir una película “por contrato” en una propuesta estética sin falla sostenida por una premisa a la que le director imprimió el toque de confrontación social tan necesario en esos años como en la actualidad.

Indispensable para los amantes del género y del cine en general.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .