YO SOY LA FELICIDAD DE ESTE MUNDO: La complejidad en las relaciones eróticas.

Por: Oswaldo Mejia

355Yo soy la felicidad de este mundo, del cineasta mexicano Julián Hernández, narra la historia de Emiliano (Hugo Catalán), un director de cine ocupado en filmar un documental apropósito de la danza.

Durante el proceso de rodaje conoce a Octavio (Alán Ramírez), un bailarín con quien inicia un romance tan intenso como endeble debido a la incapacidad del realizador para establecer relaciones sólidas y su constante búsqueda de satisfacción sexual.yo-soy-la-felicidad-de-este-mundo

La primera secuencia es un prólogo del universo en movimiento que Julián plantea en el filme. La coreógrafa Gloria Contreras danza en el plano secuencia inicial y justo ese será el tono en la narración de la historia, una suerte de coreografía narrativa en la que la cámara fluye paralelamente con el movimiento físico de los personajes y con los desplazamientos anímicos que experimentan al tratar de relacionarse.

yslf05Este dinamismo en la forma de contar la historia está impregnado de nostalgias. Quizá la más evidente es la fascinación de Julián con el director Rainer Werner Fassbinder. El título está inspirado en un proyecto inconcluso del cineasta alemán, la propia película es una interpretación del intenso romance que Fassbinder sostuvo con Armin Meier en los años 70, incluso, es posible ver diferentes afiches evocativos a su obra, sólo por citar uno, la habitación de Octavio está decorada con el cartel de la película La ansiedad de Veronika Voss.

Los asomos del estilo de Julián son claros, quizá tan claros como la influencia deyo_soy_la_felicidad_de_este_mundo_Enfilme_4g335_675_489 Fassbinder en términos estilísticos y temáticos. Otra vertiente de nostalgia presente en la película está en las locaciones, ya en trabajos anteriores Julián recurrió a sitios en Ciudad Universitaria para contar sus historias. En Yo soy la felicidad de este mundo una vez más se apropia de lugares como el Espacio Escultórico o la sala Miguel Covarrubias y los integra a la historia a manera de escenografías que funcionan para su discurso narrativo.

h4KllNFlnjacaTEmEqyxfTDT0sLSi bien Julián ha incursionado en otros géneros cinematográficos como el documental, Signos de vida y rebeldía, acerca de la coreógrafa Gloria Contreras, la ciencia ficción, Atmósfera, o incluso un cine con claros mensajes políticos, Causas corrientes de un cuadro clínico, Yo soy la felicidad de este mundo expone con personajes homosexuales, una constante en sus largometrajes, la complejidad de las relaciones eróticas, la lucha por entender el compartimiento de sí mismo y las batallas que uno libra al tratar de encontrar el amor.yo-soy-felicidad-este-mundo-imagen-5

Las afrentas de estos personajes transcurren en una coreografía poética, una orgía de recorridos visuales por los cuerpos, los músculos y los movimientos de los intérpretes. La obsesión por el cuerpo es vital en la película, tanto como la libertad de los bailarines ejecutando coreografías en el piso, la cama, el escenario, la calle. Se trata de una fusión de lenguajes artísticos, de un vínculo estilístico entre el cineasta detrás de la cámara y la danza.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s