NO SOY TU NEGRO: Ni tu musulmán, ni tu homosexual, ni tu latino y ni tu minoría

Por: Saúl Arellano Montoro

NEGRO7Hace poco más de un mes fue el aniversario 52 de la marcha de Selma a Montgomery en Alabama. La marcha fue encabezada por Martin Luther King como resultado de la masacre del domingo 7 de marzo cuando se intentó hacer una primera marcha pero los manifestantes fueron atacados por policías en el puente Edmund Pettus. Todo este acontecimiento puede verse en la película SELMA (2014) de Ava DuVernay.

No se si el estreno en México del documental NO SOY TU NEGRO de Raoul Peck fue pensado para conmemorar dicho acontecimiento (sinceramente lo dudo) pero les quedó muy bien sincronizado aun cuando pienso que ese dato es completamente intrascendente para el público que irá a verla.NEGRO5

ES DIFÍCIL SER NEGRO EN LOS ESTADOS UNIDOS… TAN DIFÍCIL COMO SER LATINO.

Raoul Peck no pretende otra cosa que presentar un documental radical, incendiario y de reclamo sin ganas de conceder un momento de debate o reflexión.

El espacio para la introspección está negado para el espectador desde el principio. Aun cuando lo que recibe información veraz, bien documentada y sobre todo puntual de todo el movimiento por los derechos humanos de los negros en los Estados Unidos (me niego rotundamente a caer en el juego de llamar a ese país “América”) que no fue sino el resultado de decenas de años de opresión, esclavitud, vejación, burla y muerte. Esto porque la historia es tomada y adaptada del texto del activista James Baldwin que pretendía ser un libro de título “Remember This House.” pero que nunca terminó.

NEGRO6En ese libro, Baldwin narraba la historia de la lucha de los derechos de los negros bajo el contexto del asesinato de tres de sus amigos y compañeros de lucha: Medgar Evers, Malcolm X and Martin Luther King, Jr. Por lo mismo, el documental tiene una lectura completamente cargada hacia un lado; Peck no pudo (o no quiso) ser imparcial debido no solo a su forma de narrar la historia sino que también quedó atrapado en un texto visceral que muestra el dolor y la impotencia de ver como, en el mejor de los casos, la apatía del ciudadano estadounidense hacia la raza negra siendo atacada es muchas veces peor que el mismo acto de violencia.

Se comprende más no siempre puede estar uno de acuerdo con una visión que no lleva a ningún lado, convirtiendo un tema de lo más conocido y tratado dentro de los EEUU que al final no aporta nada más allá de refrescarnos la memoria y no hacernos olvidar lo que sucedió y que sigue sucediendo aunque en menor escala.

Un caso muy parecido a los cientos de documentales y películas que los realizadores judíos hacen cada determinado tiempo para recordarnos su holocausto.  Una historia repetida desde diferentes ángulos pero al final, lo mismo que se viene contando desde el primer momento.NEGRO4

Teniendo en cuenta lo anterior; es que tenemos una doble sensación.

ES DIFÍCIL SER NEGRO EN LOS ESTADOS UNIDOS… TAN DIFÍCIL COMO SER MUSULMÁN.

Por un lado el dolor como ser humano de pensar que existen personas capaces de matar a otra por algo tan absurdo como su color de piel. Que por el hecho de tener un color de piel obscura ya son considerados como seres inferiores que pueden ser maltratados sin el menor asomo de compasión; que existe un resentimiento que no solo se basa en la ignorancia sino también en un miedo de perder algo tan preciado como la mujer (convirtiéndola por supuesto en un objeto más de su propiedad) al conocer las características físicas del sexo del hombre negro. Una sensación de envidia que esclaviza al individuo para someterlo y que remata incluso en la violación de las mujeres negras por parte del amo. Eso que nunca desapareció del todo en algunos estados del sur aún al término de la guerra civil estadounidense. Una violencia exacerbada por parte de la supremacía blanca y su brazo armado y ejecutor conocido como el KKK hasta mediados del siglo XX. Es ahí donde la empatía del NEGRO3espectador está presente; donde encontramos sentido en la lucha de Malcom X y aceptamos la violencia como un modo de contra-ataque.  Entendemos a Medgar Evers y su lucha contra la segregación y la defensa del voto de la raza negra. Y por supuesto que nos identificamos con la valiente filosofía pacifista pero contundente de Martin Luther King.

Asimilamos la rabia de Baldwin, entendemos la frustración, nos enoja la injusticia; pero de pronto… Caemos en cuenta que estamos metidos en un círculo donde no hay forma de tener una salida alterna.

ES DIFÍCIL SER NEGRO EN LOS ESTADOS UNIDOS… TAN DIFÍCIL COMONEGRO2 SER HOMOSEXUAL.

¿Por qué? Pues porque lo que nos presenta Peck no busca reconciliar, no busca interpretar, no pretende ver los resultados y se queda en la denuncia.

Lo que resulta incluso irónico si tomamos en cuenta que esto que vivió (y aun vive la población negra en los EEUU) lo viven todas las minorías en el país de la “libertad y el sueño del modo de vida estadounidense”.

Y no solo por el color de la piel sino por ideologías, género, sexualidad o simple nacionalidad. Y en algunos de esos rubros entran muchos negros para condenar a quienes creen inferiores y ejercer una discriminación igual de dañina de la que sufrieron en otro tiempo su propia raza. De nueva cuenta, un caso muy similar a lo que ocurre entre israelitas y palestinos.

NEGRO1Este es el otro discurso que de pronto salta si te mantienes imparcial en el documental. Y por lo mismo, resulta difícil de entender cómo es que La historia se olvida muy fácil; el sufrimiento es moldeable y se adapta al discurso que quieres dar.

Ese es el único “pero” que encuentro en el documental de Raoul Peck. Y desde luego que es entendible la cantidad de premios y nominaciones que recibió en su país; porque a la fecha ese tema incomoda a varios sectores y sirve de bandera tanto para enarbolar causas nobles como para tener una postura que sirva para propósitos personales.

EN RESUMEN NEGRO9

NO SOY TU NEGRO es un documental que sirve para ubicar donde estamos parados como sociedad actualmente y reconocer las pequeñas situaciones que nos pongan alertas para cortarlas de tajo e impedir que, como seres pensantes pertenecientes a una comunidad global y que pretende ser tolerante, no se repitan situaciones como las que vivieron por tantos años la comunidad negra en los Estados Unidos.

Y esto aplica a todas las minorías no solo en los EEUU sino en toda sociedad que se dice democrática y socialmente tolerante y que debe empezar por las distintas etnias del propio país.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s