SI DIOS QUIERE: Cuestionando la Fé religiosa.

Por: José M.Viniegra

Esta película podríamos creer, a primera impresión, que se estrenaría en Semana Santa, pero no será así. Posiblemente, en un acto de respeto a las creencias de los demás, es que hayan elegido no compartir en esa justa semana este filme plagado de ironías y de comedia. No ataca, claro, a la religión; por lo contrario: nos deja un agradable sabor de boca.

Hay un momento del filme en que, literalmente, uno cree que el padre Prieto, mejor conocido como Don Pietro (me recuerda a Don Bosco), pareciera ser el mismísimo Ungido. La razón: porque alude perfectamente con sus actos, algo sospechosos, a un mensajero venido de otro estrato emocional y espiritual (por ende) que no es de aquí, de la Tierra.

Un cirujano muy devoto, pero no a la iglesia, a un dios o a una religión, sino a su trabajo, reniega de cualquier cosa llamada milagro. Él tiene, en apariencia, una familia que lo ama: una esposa muy cariñosa y atenta, un hijo y una hija con futuro, ambos y nada de que ocuparse, sino de seguir trabajando para sacar adelante a la familia, pues… ¿Qué más quiere el hombre si no dinero con qué reparar o comprarse una vida?

Exactamente, de eso va la trama, a final de cuentas; es un intento del director, sea carácter o no religioso, poner de anticipo que la vida requiere más cosas que sólo el dinero; requiere de nosotros con los nuestros, de familias unidas, de comunicación y comprensión de la otredad.

El filme podrá no tener la mejor fotografía, tal vez no haya usado efectos especiales en su composición, pero contiene una teoría o -al menos- una moraleja de buen sabor en boca cuando uno termina de verla: no es la religión la que nos hace, sino los actos. No está cualquier dios en el encierro, sino en la práctica de los mejores ejemplos que se haya dejado de guía.

La cinta, como he dicho, es una comedia llena de cierta ironía; pero es que hoy en día casi toda la vida se compone de ironía. La vas a pasar genial, pues su humor casi desciende al nivel de humor negro. Por ejemplo, el hijo que el Doctor de Luca tiene va encaminado por obra de su padre a ser doctor, como él. Luego, en un vuelco, desea ser cura. Y al final, cuando resuelve su padre permitirle hacer lo que gusta con su vida y lo que crea que es mejor, nuevamente hay un vuelco que dejará, por decir lo menos, las cosas en su lugar.

Por aquello de que quede duda alguna: el Padre Pietro no es ni ángel, ni un dios y por momentos da la pinta de ser un traficante de drogas o algo más; cosa que al Doctor de Luca le favorecería mucho para hacer desistir al muchacho de volverse cura. Pero no os preocupéis, que sobre todo tenemos el libre albedrío.

Recuerda, sobre todo, no ver una película con la aceptación por su género, ni rechazarla por su carácter –quizá- religioso. Siempre la vida es vida, en el fondo y detrás de todo, así que si los filmes representan la vida, y esta tiene ironías, drama, problemas, etc., los filmes pueden tener lo mismo, sólo que sintetizado en otro ángulo. Y por ello te garantizo que te sacará varias risas, pese a lo osco y serio del Doc.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s