MÓRBIDO 2016: El terror se apoderó del Cine Diana en sus primeras funciones

Por: José M. Viniegra

imagen-morbidoArranca el mórbido Fest con lo que deberán ser las mejores propuestas de Cine de Terror o Cine Mórbido; pues no todo es miedo: a veces, asco o repulsión. Y es que así somos, en parte. Pero es mejor dar un atisbo a esta primera parte, a este primer día de muestra de cine internacional de horror.

El viernes  4 de noviembre, justo a unos días de haber concluido el ahora internacional día de muertos, estuvimos presentes en el Cinépolis Diana, sobre avenida Paseo de la Reforma. En punto de las 15:30 hrs y rumbo a la 1:00 de la madrugada, fueron entregadas a sus espectadores las 4 películas del día y de esta sede.we-are-not-cats

La primera: Are We Not Cats, de Xander Robin. Un filme harto experimental. Más allá del panorama, como tal, de carácter independiente, es una película que carece, a gusto de un servidor, de real entretenimiento. Es lenta, pues resulta un tanto monótona o aburrida; es oscura en demasiados momentos, porque la cámara filma sin el correcto juego de luces, en un intento por llevarla al más puro realismo, y es parca: carece de creatividad, a notarse por los diálogos a veces escasos y poco elaborados en su carácter literario (o de guión).

Fuera de lo anterior, Are We Not Cats trata sobre un par de jóvenes que se encuentran en algún momento de su vida, bajo las más decadentes circunstancias: él, un joven que nos recuerda por momentos a los ninis, tiene poco o nada de deseos de vivir, de ser alguien, de salir de su mediocre vida; de hecho, lo deja la anterior novia, lo dejan los papás al mudarse a Arizona y encuentra su única compañía en una chica que padece tricofilia. El punto cumbre de la hilaridad viene dado por el momento en que él, sin asepsia suficiente, sin conocimiento médico y sin un ápice –aparentemente- de conocimiento médico, realiza en ella una cirugía de estómago para sacarle la enorme bola de pelos que casi la mata. No sabemos, francamente, si reír o disfrutar del horror.

terror-5La siguiente película sí que resultó en una sorpresa. Es un filme argentino titulado Terror 5, que se desprende de la suspensión de otro proyecto: Terror 7, mismo que en su origen contendría siete historias cortas entrelazadas; y aunque el presupuesto fue menguando y las historias acortándose, se rescata muy bien el empeño metido en lograr el impacto emocional buscado; hasta el momento de este día, ésta había sido la única película que, francamente, me mantuvo en suspenso. Y el realismo fue brutal, no por los efectos especiales, sino pro temas tan cotidianos en nuestra vida como el bullying y la política.

Terror 5, dirigida por Sebastián y Federico Rotstein, nos cuenta las historias entrelazadas de una sociedad que solicita justicia a los tribunales de la nación (Argentina) y que vela por sus muertos el día de la conmemoración del accidente propiciado por un político y su séquito. Pero al no existir sanción para el pecador, los muertos mismos salen de su tumba a encontrar justicia en su propia mórbida mano. Esto, señores, es un augurio excelente del despertar de los pueblos contra la represión; a su vez, y para no extendernos mucho, otra de las historias relata el fuerte deseo de un chico que padece obesidad por dejar de ser virgen; extrañamente, con los mismos amigos con quienes sufre el constante atropello sobre su persona mediante el mal afamado bullying, es con quienes busca la oportunidad de abandonar el celibato total. Al no poder luchar contra su imposibilidad ni contra el constante golpeteo de las burlas, termina volviéndose un asesino joven al instante. Sólo así, logra algo de “respiro”. Cosa interesante: esto denota la cantidad enorme de dementes que han sustentado –no sabemos si para bien- su villanía en toda la maldad de que la sociedad misma los alimentó; algo así como Carrie, pero a la argentina. Por último, y como se auguró en la sinapsis, una pareja se aloja en un hotel, dispuestos a sólo buscar placer uno en el otro, sin compromisos. Así, sin más, un hotel de paso. Lo que no sospechaban era que terminarían siendo filmados y asesinados por Mr. X, un grupo experto de matones y cineastas del cine Pseudosnuff y porno, a través del espejo de la habitación en que le dan vuelo a la carne. Asimismo, esto denota el que a veces –sólo a veces- no sabemos dónde estamos pisando, ni si sería esta nuestra última ocasión en pie.

A este filme, sólo terminaríamos destacándole el fallo, si me permiten decirlo así, de que no se prestó atención debida a los diálogos a lo largo de las cinco historias; en algunos casos, el diálogo fue muy completo y nos metió en el total de la historia, mientras que en otros, fue escaso y nos guiamos más por la parte visual y sugerente del filme. Esto, es simplemente por un error en la revisión del ritmo de toda la trama ya entrelazada. Por lo demás, nos mantuvo, repito, atados al asiento en más de una ocasión, aunque al último nos comió el final del filme muy drástica y secamente, dejándonos con ganas de “algo más”.

downhill-2016-movie-patricio-valladares-4Como tercera entrega, un filme excelente. Probablemente sea sólo el que me haya gustado; pero creo que no sólo a mí. A escasos segundos de haber terminado, la sala completa estaba ya aplaudiendo; como si hubieran estado esperando a que quedara negra la pantalla para hacerlo. Buena, de principio a fin, Downhill es un filme chileno que, sin embargo, está completamente en inglés; esto, según su director, Patricio Valladares, obedece a que es más comercial. Así, ampliamente lo sustentó, ya que es cierto. ¿Aún malinchismo? Tal vez; pero la fórmula funcionó muy bien.

En Downhill estamos inmersos, de principio a fin, en una trama que no nos suelta. Se recrea en una montaña donde las señales de radio son dificultosas y el celular no funciona. La pareja viaja a chile con la idea de correr una pequeña carrera de ciclismo; pero ellos no esperan ni remotamente que se encuentren con los integrantes despiadados y desalmados de una cofradía secreta de corte demoníaco, sólo que ésta rinde pleitesía no sólo al mismísimo macho cabrío, sino a un ser transportador de todo mal. Y la forma de rebelar un poco más sobre este ser gradualmente y darnos el total de su “majestuosidad” y maldad sólo al final, fue un punto muy a su favor. Mientras que la trama nos mete en la carrera de ambos ciclistas por su vida, y nos aglomera en el clímax que conlleva a la muerte, nos permite resolver favorablemente cuando deja abierta la historia a todo lo que sigue. En pocas palabras: esta historia, mitad satánica, mitad alienígena (al estilo Resident Evil, el videojuego) no deja lugar a dudas en ser una de las mejores de este Mórbido Fest de Mundo Mórbido.void

Ya para cerrar con broche de oro: The Void de Jeremy Gillespie y Steven Kostanski., tan esperada y “cazada” para traerla al Mórbido Festival, nos lleva más o menos por la misma vertiente que la anterior, donde el protagonista es una masa cambia-forma que busca dónde alojarse, totalmente alienígena y rodeada igualmente por un clan similar en apariencia al Ku klux Klan. Todo inicia al recoger un policía a un chico que está desorientado y sangrante. Lo lleva al hospital y ahí se entera de que un ente se gesta dentro del individuo que llevó antes; mientras que en el hospital se suscitan extrañas muertes y eventos, en el exterior el clan se esmera en entrar a costa de cualquier otra vida. Esta fue, por mucho, la mejor: el manejo de la cámara, las actuaciones y el guión está perfectamente cuidado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s