METAFORMOSIS: LA OBRA DE KAFKA EN PALABRAS DE SERGIO SARMIENTO

Por: José M. Viniegra (Enviado especial)

Sergio Sarmiento nos complace con su presencia en una conferencia magistral. En la Casa de Cultura Banamex (Mayorazgo de la Canal) se presenta la conferencia sobre la obra de Kafka: Metamorfosis. El escritor y periodista nos habla desde su perspectiva sobre esta obra que ama entre otras varias que ha leído.

11745958_10152949280259147_8666653516885670210_nMuy ad hoc he usado la expresión “Metaformosis”, fusión alusiva: metáfora & metamorfosis. En esta plática que Sarmiento no ha dudado en presentarnos de modo menos serio y, por lo contrario, más familiar, el tema sobre la vida y obra de Kafka se deslinda en dos vertientes: como menciona Sergio, no sería lo más indicado para él hablar de la parte bibliográfica de Kafka -seguro habrá quien le conozca más a fondo- pero sí de la parte que comparte con el público, y esta es la de lector.

El escritor y periodista menciona que poco se ha leído la obra de Kafka, si bien le hemos mencionado una mayoría en más de una ocasión. Términos como Kafkiano nos vienen a la mente cuando queremos aludir a lo fantástico e imposible, a lo ridículo, en cierta medida. Por qué no se le conoce tanto por sus otras obras como por La Metamorfosis es lo que procura explicarnos. Sergio Sarmiento menciona que esta es la obra que lo marcó fuertemente en su vida de lector y que es una de sus favoritas o más queridas. Nos habla del contexto de la vida de Kafka, aunque someramente: Kafka, nacido de una familia de Praga, donde el idioma alemán y checo se hablaban por igual cantidad, es considerado hoy día un escritor bohemio que, sin embargo, en ese entonces, es visto (¿por qué no me sorprende?) como un escritor sin futuro; hecho que le cuesta una relación un tanto ambigua para con su padre, una relación de amor y pleito, una en la que le rechazaban por el hecho de querer ser escritor. Ese oficio (sería mejor, profesión) es deleznable. Pero Sergio hace énfasis en la cualidad trascendental de la obra de Kafka y su sentido metafórico. Representa ese “insecto” que nos sentimos todos una mañana al despertar, como Gregorio Samsa. Kafka mencionaba: “si un libro no nos despierta con un puñetazo en la cara, ¿para qué leerlo?.

Pero en este caso, retomando parte de lo escuchado en boca de Sarmiento y una visión propia sobre La Metamorfosis, cuyo título principal, como otras obras de él, no fue precisamente ese sino La Transformación, hablaré de los aspectos que no se consideraron más a fondo en la conferencia (y es que el tiempo no dejó lugar suficiente para un avance representativo). Esto es lo siguiente:

El que se mencionara que desde la literatura propiamente Kafkiana las demás obras fantasiosas han tenido un dejo de similitud o una inclinación como tal hacia los mismos patrones literarios, considero no del todo correcto pensar que el estilo es el trascendental: ese modo o práctica se volvió, en dado caso, un recurso literario. La misma frase de Kafka, arriba mencionada, nos muestra que podía atender los menesteres literarios fuera de lo personal. 11728951_10152949283579147_627097035429314426_o

En lo personal, por ejemplo, mandó a quemar varias de sus obras aunque algunas fueron rescatadas del olvido. Sin embargo, apoyándonos en lo mencionado por Sergio de que la obra La Metamorfosis es una metáfora, logro contemplar que hablaba de sí mismo; esto no es de extrañarse: más de un escritor habla de sí en sus obras; es difícil enajenarse de uno mismo al escribir. Por ello me hubiera gustado abordar a fondo la trascendencia más bien metafórica (esa verdad que es revelada mediante un artilugio) en su obra. Sí Kafka se veía como un ser aborrecido desde el mismo seno familiar por su deseo de escribir y si socialmente esto era repudiable, ¿podríamos entender que la fuerza de estos 100 años de la obra de Kafka tiene fuerza por otras causas? Me explico: hoy en día no estamos tan alejados de estos paradigmas absurdos que más de un artista ha tenidop que esquivar: ¿Para qué haces eso? ¿Por qué no te consigues un trabajo normal? ¿Por qué no eres normal?

En La Metamorfosis Gregorio Samsa era un ciudadano normal, duramente aceptable. Tenía un trabajo, era bien aceptado y mantenía a su familia. Cuando se encuentra a sí mismo, una mañana, siendo algo distinto que eso, el mundo entero se le viene encima, al grado de matarlo. Resumiré para no extenderme más: ¿No trataba Kafka de dejar una enseñanza a nosotros, en éste futuro que hoy es nuestro presente, sobre valores? Yo digo que sí: la enseñanza de esta obra es que no nos rehusemos a la gente que por una u otra razón se ve a sí misma siendo harto distinta a los demás. Yo pienso: Gregorio Samsa no se convirtió en un bicho; Kafka mismo se convirtió en fantasía, y lo sabía.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.