“La casa Gucci”, en el montón de Ridley Scott

Por: Enrique Guerrero

Con expectativas demasiado altas, llega esta cinta que no es lo mejor del cineasta y cuya única fortaleza es el gran elenco que ofrece.

Llega a las salas de cine la nueva cinta de Ridley Scott, que cuenta la historia de la familia Gucci, su dominio y su destrucción, particularmente desde el punto de vista de Maurizio Gucci y su esposa Patrizia Reggiani, y su trágico final que tuvo dicha relación.

Hay películas de Ridley Scott que deberían dividirse en una subcategoría que sea «buena pero olvidable», en la cual “La Casa Gucci” entraría, porque, obviamente, tiene los estándares de calidad que el director ha tenido siempre, pero no logra hacer una obra maestra o un clásico instantáneo, se queda en una buena experiencia a secas que solo dura el tiempo que se ocupe en el cine viéndola.

Es verdad que las expectativas estaban demasiado altas, por el cineasta, por la historia que relata y por supuesto el elenco de grandes estrellas que aparecen, pero al final, en cuanto a trama, se siente como ver alguna serie biográfica de Ryan Murphy, tipo American Crime Story, se limita a contar un hecho.

Parece ser que Ridley Scott ha iniciado una nueva etapa en su filmografía, que inició hace unos pocos años con “Todo el dinero del mundo”, relatando historias de crímenes alrededor de dinastías ricas y famosas en la segunda mitad del siglo XX, e igual, en ambas películas el mayor acierto es el reparto.

Conformado por grandes nombres, por supuesto, resaltando el de Lady Gaga, además de un par de veteranos como Al Pacino y Jeremy Irons, para los cuales no hubo que destacar, y no por ellos sino sus personajes, no eran un gran reto actoral, por lo que con facilidad lograron sacar una gran interpretación.

De lo que si hay que rescatar es que no romantizaron a ningún personaje con el propósito de hacer quedar bien a su intérprete, cómo en el caso de Patrizia, dónde los fans de la cantante son los que posiblemente llenen las salas, y hay que advertirles que esta cinta les aburrirá y les resultará demasiado larga, si es que no están acostumbrados a ver películas de esta naturaleza.

El otro protagonista, Adam Driver, es el que está soberbio, su manera de actuar hace que rápidamente entres en convención y su interpretación es de un gran nivel que cuando el personaje es joven, es convincente y emana una energía muy distinta a un Mauricio Gucci ya maduro, es sorprendente.

Otra interpretación a destacar es la de Jared Leto, es muy impresionante, pero está en otro tono, como si estuviera en otra película, una de comedia, con un acento como de Mario Bros. Gran interpretación pero no era lo que se necesitaba en esta cinta, pero sí, su caracterización no pasará inadvertida y se llevará muchos aplausos y halagos.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.