El club de los idealistas: Una cinta de encuentros

Por: Enrique Guerrero

Después de triunfar con “Oso Polar”, el cineasta Marcelo Tobar busca crear una historia de amistad en la mediana edad y encuentro con el pasado de los individuos.

La cinta de Marcelo Tobar cuenta la historia de siete amigos de la universidad que después de varios años se reencuentran en la casa de campo de uno de ellos, dónde tendrán que confrontar su pasado y su presente, en una gama de situaciones.

De cierta forma, la película comparte temática con el trabajo previo del director: “Oso Polar”, en el sentido que es un reencuentro de viejos amigos, aunque en el club de los idealistas se enfoca más en las situaciones que en los personajes, a diferencia de Oso Polar.

Se agradece que aunque de repente tenga tintes graciosos, no quiere ser una comedia o una tragicomedia, se toma a sí misma muy en serio, y eso es perceptible para el espectador. Las cintas de Marcelo Tobar son auto congruentes y sobre todo personales.

Sin embargo hay errores, como por ejemplo el manejo de la música, que pareciera que está uno escuchando una estación de radio de música en español, metidas indiscriminadamente, y son canciones muy populares que lógicamente gustan a la gente, pero son una tras otras que no alcanzan a conectar con la historia.

Una reunión de amigos y/o conocidos en una casa a mitad del campo es un tema muy común que se puede prestar para contar grandes historias, aquí se queda corto, las problemáticas de los personajes quedan superficiales, no se profundiza en ellos y tienen un cierre de lo más abrupto y hasta cursi.

El título es muy bueno, por el concepto de idealismo, y la temática de tu pasado de juventud tanto de cómo estaba idealizado, así como tú mismo idealizas, en contraste a tu actual realidad. Eso no se profundiza, más que con uno que otro dialogo y frases dichas en algún momento de la cinta.

Hablando de los personajes, es verdad que entre ellos tienen muy buena química, sin embargo están llenos de lugares comunes y un tanto unidimensionales, hay un figura infantil que es como la voz inocente y a la vez conciliadora, que en lugar de enternecerte, se vuelve algo molesto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .