“Experto en diversiones” se estrenaba en México un día como hoy

Por: Saúl Montoro

UN DÍA COMO HOY pero de 1987 se estrena en México la película FERRIS BUELLER´S DAY´S OFF o como se le conoció aqui: EXPERTO EN DIVERSIONES del igualmente experto en películas de adolescentes de los ochenta John Hughes.

En un papel más relajado de cómo se le había conocido hasta ese momento en el cine, Matthew Broderick hace un personaje inolvidable al dar vida al desenfadado, lleno de recursos, divertido, cretino y siempre querido por amigos y extraños de la escuela, barrio y ciudad Ferris Bueller.

Llevando el concepto tan estadounidense de “popular” a niveles que sobrepasan lo tradicional, Ferris representa un grito de libertad y diversión en los tiempos presidenciales de Reagan y el principio de la era Bush. Un década donde se da por terminada la “Guerra Fría” que da paso a la Perestroika de Gorbachev y la caída de los regímenes totalitarios en Europa.

Sumado a esto, siguen los tiempos de guerra en medio oriente y se presenta la operación encubierta en centro américa que culminaría con el escándalo “Irán-Contras”. Y aún falta la invasión a Panamá y la operación “Tormenta del Desierto”.

En ese contexto aparece la película de Hughes donde lo único que quería la juventud de los EEUU era un respiro, un momento de disfrute pleno de su edad sin preocuparse por lo que viniera en el futuro o si serían enlistados para ir a pelear una guerra en un país que nada les había hecho.

Desarrollada en casi un día completo, Ferris, su novia Sloane y Cameron su mejor amigo representan el sueño de cualquier estudiante en horario de clase; Logran engatusar todo su entorno adulto para pasar horas de diversión sana – inocente incluso – eludiendo a los únicos que tratan de desenmascarar a Ferris, el subdirector de su escuela que está seguro que el joven volvió a hacer de las suyas y Jeannie, la hermana que no da crédito a que nadie en su familia ha descubierto como es en realidad su hermano.

Un humor inteligente, secuencias divertidas, diálogos brillantes, un ritmo a tono con las situaciones, una gran banda sonora, una atinada selección de reparto y lo más llamativo: El romper la cuarta pared durante poco más de hora y media que dura la película para que Ferris nos cuente de forma directa su proceder y aconsejarnos cómo salirte con la tuya hacen de esta una de las mejores y más entrañables películas de la década y que aún ahora es fresca en la memoria de todos los que vivimos los ochenta a plenitud y que cuando se vuelve a ver, el tiempo la ha conservado muy bien.

Y desde luego, una de las mejores secuencias de créditos finales y de los más divertidos “final-final” que alguna película haya tenido.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .