UN DÍA COMO HOY pero de 1932 el cine mexicano comienza a hablar.

Por: Saúl Montoro

SANTA (1931) Antonio Moreno, estrenada en el desaparecido cine Palacio de la Ciudad de México con una corrida comercial de tres semanas.

Si bien es cierto que antes hubo dos cortos en los que se utilizó el sonido, fue gracias a la técnica de los hermanos Joselito y Roberto Rodríguez que la pista sonora (voz, música e incidentales) se graba directamente en el rollo mejorando en un 100% la sincronía de los dos intentos anteriores.
Por otro lado, la temática de Santa, basada en la novela de Federico Gamboa, pone sobre la mesa la situación de la mujer que vivía atrapada en una educación donde solo podía ser dos cosas: Esposa o puta.
En el primer caso como un objeto decorativo a las órdenes del marido donde su única labor era sacar adelante el hogar y las buenas costumbres.
En el segundo es igualmente un objeto decorativo a expensas de un hombre que se enamore de ella para ser – efectivamente – su esposa y retomar el círculo.
El trasfondo no deja de ser conservador porque el personaje es siempre castigado por el simple hecho de enamorarse y tratar siempre de ser ella misma en una sociedad opresiva que utiliza la religión y las costumbres para tergiversar los sentimientos de libertad en culpa, de amor en equivocación y de felicidad en libertinaje.
Naturalmente, Santa rompe con todo lo establecido y por lo mismo, su final no puede ser más evidente en el México de principios de siglo XX: La muerte y de una forma dolorosa tanto física como moral.
No importa que tenga al pianista ciego Hipólito; un enamorado al que la situación de prostituta no el importe porque ella está enamorada de “el Jaramillo” quien la quiere pero no deja de dominarla como un objeto mas de su propiedad y que de alguna forma es igualmente culpable como el soldado Marcelino quién solo tuvo sexo con ella para después abandonarla so pretexto de la revolución.
Dentro de toda la desgracia que rodea a Santa, el personaje resulta valiente y contestatario al sistema aún cuando la sociedad termina matándola. Un personaje cuya resiliencia elimina todo rastro de martirio para convertirla en un símbolo.
Curiosamente, el tema tiene una frescura asombrosa pese a haberse escrito en 1903; lo cual es ATERRADOR porque demuestra que como sociedad nos falta aún mucho camino por andar.
camino que, por fortuna, esta siendo pavimentado por mujeres valientes que alzan la voz contra las taras sociales y las costumbres anquilosadas de este país.

FELIZ 88 ANIVERSARIO SONORO, QUERIDO CINE MEXICANO.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .