AVESTRUZ MODERNO: LA CABEZA EN EL CELULAR

Por: José M. Viniegra

avestruz1Así como esta particular ave, a nuestra sociedad moderna le ha dado por meter la cabeza al famoso aparato tecnológico. Pareciera que la luz en las figuras de colores y la aparente alegría de un juego de gemas u otro similar, de aquellas cuestiones que no requieren esfuerzo real, parecen ser un excelente paliativo para el estrés del trabajo. ¿Pero qué creen? Nada nos evitará que ese estrés siga aumentando, hasta que nos demos cuenta de que las empresas nos pagan un 10% (lo sé por experiencia) de lo que nosotros generamos. Y conforme puedan pagar menos, lo harán.9f2aca_494fc51a8af246b59986a0ac2b1c9c38

Pero la idea de escribir sobre el genial artilugio de redes sociales me surge porque parece que todos aludimos a una inteligencia barata hoy en día. Me explico: la inteligencia es para resolver problemas, no para especular sobre ellos. Pero pasamos horas de nuestras vidas hablando de los demás, de lo que en ellos anda mal, de lo pésima que se encuentra la sociedad. No obstante, en eso, y sólo en ello, se nos va la razón. En vez de arreglar el problema, hablamos de él y de otros. Pareciera que nos consideramos gurús de las elucubraciones u oráculos que hablan sobre el porqué de la decadencia. Pero, repito, no hacemos mucho. A veces, inclusive sin quererlo, apoyamos aquello que está llevándose todo “al catre”.

video-muestra-la-adicción-al-celularUn ejemplo de lo anterior es aquel generalizado reclamo -mucho de éste en las redes sociales- que dice que vamos como zombis en las calles, en el transporte y hasta en los trabajos. A mitad del todo y de la nada, sacamos el celular para embobarnos por horas en su pantalla, con mensajitos que sustituyen la amistad real y el contacto humano (aunque parezca que hace lo contrario) o para embebernos de gemas y frutitas que desaparecen al alinear colores. O algo así. Pero no somos parte de la solución. No dejamos de usar el aparatejo.

Bueno; hubo quien subió en las redes una imagen que dio la vuelta en el ciberespacio: lasmartphone_studiu_1170x644_02499600 figura alude a que en otro tiempo el periódico (su aparición) hizo lo mismo con nosotros. Todos hundían la cabeza como avestruz en el noticiario. Pero la maravilla de la acción de observar es que se distingue perfectamente de sólo ver. Quien subió esa imagen sólo vio. ¡Felicidades! Pero si observamos más, veremos que no se trata del periódico ni del celular, como fenómenos aislados, y a la vez parecidos a un hecho, el que la gente meta la nariz en lo más profundo de un “sistema” de entretenimiento o distracción portátil.

AvestruzMe temo que la razón de que metamos la cabeza casi hasta el cuello en el celular moderno como lo hicimos en el antiguo boom periodístico impreso, se debe a una razón más profunda: hemos perdido la comunicación entre nosotros. No hay tema qué platicar con el pasajero de a un lado. No sabemos ni queremos saber nada del otro. Y qué mejor manera de entretenernos, de olvidar este horrible hecho o de fingir que “todo está bien”, que hacer “como que la virgen nos habla”. Bueno: en este caso, hacemos como que FB nos habla, como que twitter tiene algo mejor qué decirnos o como que un súper complicado juego de piedritas de colores es más importante que, siquiera, vernos a las caras.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s