DOBLE MORAL: ASUNTO DE CAPRICHOS

Por: José M. Viniegra

dvd-mira-quien-habla-tambien-look-whos-talking-too-1990-D_NQ_NP_12756-MLM20065421240_032014-FLos niños, sabemos por experiencia, son caprichosos. Cada uno de nosotros, en su momento, fuimos caprichosos y nos empecinábamos fuertemente, berrinchudamente, a hacer nuestra “santa voluntad”, como mamá nos lo dijo en más de una ocasión. Algunos maduramos; otros, ¡jamás!

¿Qué es un capricho? Un empecinamiento; una obstinación, una necedad. El necio no tolera que las cosas no sean siempre como él supone que debieran ser. El obstinado lucha contra todo para demostrar que su razonamiento es el único válido. En resumen, un caprichoso no sólo desea por mero antojo, por gusto propio. Suele, de hecho, ir mucho más allá de eso. Tiende a creer utopías. necio

Existen ideales. Existen sueños. Incluso hay metas a muy largo plazo y eso no las demerita. Pero así como se puede perseguir un ideal o sueño con nuestra mejor actitud y nuestras más humanas capacidades para lograrlo, se puede “exigir” al destino o al hombres cosas que son anti- supervivencia: trabajos forzados, sobrevivir con sueldos ínfimos (irrisorios), creer en “derechos” que no los son (pues son libertinajes disfrazados), oponerse a convenios, morales o leyes bajo el argumento fácil y pusilánime de que “nadie debería decirte lo que debes hacer”, olvidar el sentido común y pensar en holguras de cualquier índole: social, cultural, educacional,star-wars-kylo-ren-sixth-scale-hot-toys-feature-902538 económica, etc.; todo en pro del beneficio del opresor, supresivo o antisocial (como sea que gustes llamarlo).

Pero el hartamente caprichoso antisocial (los tipos que más mal le han causado a la sociedad a lo largo de todos los tiempos), además de introducir arteramente modalidades sociales, políticas o legales que lo benefician o que solapan sus bajos instintos, suele sentirse afectado, como niño caprichoso y llorón, por todo cuanto el mundo, los demás o “la gente” le “hacen”. Dicho de otro modo: a este tipo de personalidades NADIE les ha hecho gran cosa; pero se mantienen a flote llenándose de falsos motivadores de su propia hostil respuesta ante naturales movimientos del día a día.

Por ejemplo: el sujeto se coloca encima del paso peatonal en un alto del semáforo. Desdeaccidente_topaz29 antes, lleva en su mente el motivador de que las leyes de tránsito están ahí “sólo para sacarle dinero”. Luego, alguien le reclama (un peatón que desea pasar por ahí, p.ej.). El tipo sale encolerizado, pues lo han molestado en su santa paz, cuando lo único real que hizo y hace siempre que las leyes o la decencia de otros se lo permiten es su “santa voluntad”. El tipo nunca maduró. No sólo es caprichoso; está hambriento de “motivadores”. Y es, o puede ser, agresivo; abierta o encubiertamente. El problema real viene cuando lastima a otros, los hiere o los manda al hospital. ¡Vamos! Tenemos a un demente suelto por las calles. Y a veces, lamentablemente, nadie parece notarlo. Incluso, lleno de motivadores en su cabeza, podría bien ser el próximo violador del que sepamos, si es que aún no se le descubre o no ha llegado a ese punto.y_tu_mama_xl_02-film-b

En la sociedad, mucho se habla de la Doble Moral. Ese fenómeno en que unos son muy serios con algunos asuntos y muy holgados con otros. Bueno: a todos nos puede fallar de vez en cuando determinar con precisión todo lo que anda mal allá afuera y en casa; pero los caprichosos antisociales suelen empecinarse a veces en ver los errores de “la sociedad”. Uno de estos tipos ve por acá un error fatal y manda su abucheo: “que los maten a todos en la hoguera”. Pero otro antisocial caprichoso por allá ve otro error fatal, muy probablemente engendrado en la fuerte y necia opinión e influencia del primero, y dirá, también: “que los maten a todos en la hoguera”. Estos sujetos desearían considerar y poder demostrar a todos como hostiles,arton66151 cuando el más hostil y encubierto puede ser él mismo. La doble moral se da en el momento en que uno de ellos provoca o produce un mal social de manera encubierta, por supuestas “buenas razones”, mientras que el otro tacha duramente a la sociedad en general. Y así con el segundo.

Así que esto es un estar en medio de un fuego cruzado entre estos personajes. Y los hay por todos lados. Mientras tanto, los demás, los que a veces no hacemos valer los valores, la justicia, la educación de casa, sólo vemos un caos y males que se tachan mientras que otros males se generan deliberadamente, sin saber quién o quienes los han engendrado y metido arteramente en la sociedad. Nosotros, el resto, sólo vemos una sociedad donde impera La Doble Moral.

doble-moralMás nos valiera saber cómo identificarlos, pues llegan a estar metidos en el poder, en las industrias, en los trabajos, en nuestras casas (oh, sí; a veces), a nuestro lado. Y no podremos hacer mucho mientras que no los identifiquemos bien.

Algo que puedes hacer de tu parte es: busca el mayor bien para el mayor número posible de gente involucrada, ahí mismo o a futuro. Y si meter una cabeza en una pica es lo mejor, no lo dudes: denuncia. Asegúrate, claro, de estar educado en los valores y la moral que más vale, increíblemente: la de antes. Ya lo dice el sabio dicho: “Todo tiempo pasado fue mejor”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s