EL ESPEJO DE LA NOCHE: Cautivos, drogados, amenazados y controlados

Por: Eli «La Panterita» Herrera

ELI HERRERACómo, me pregunto, comenzaré este aullido. Una bien intencionada visita a un psiquiátrico, ¿demasiado inocente soy? no lo creo, pero la realidad siempre nos rebasa.

Llegamos al Hospital “Dr. Samuel Ramírez Moreno” de la Secretaría de Salud, Comisión Coordinadora de Institutos Nacionales de Salud y Hospitales de Alta Especialidad, ese nombre tan rimbombante; sólo entramos a un pabellón, el de los “Retrasados Mentales”, una habitación de cinco por cinco metros, una televisión, dos mesas y varias sillas, más de veinte personas, psiquiátrico ubicado en el Valle de Chalco.

Un grupo de estudiantes de Psicología Forense llegamos con actividades artísticas como pintura, música y teatro, además reciclado y cocina, entre otros; observar, convivir y aprender, algunos de nuestros objetivos. El entusiasmo disminuía a cada segundo, el olor a suciedad de todo nos envolvió, cómo hacer contacto humano en tales condiciones de deshumanidad.

Ellos, los internos, abandonados por sus familiares, varios años de cautiverio, mal alimentados, rapados, sin calzado, un pants y una sudadera por vestimenta, todos mimetizándose unos con otros en apariencia, balbuceos, ruidos, lastimados visiblemente.

“Se levantan y se bañan, bueno no hubo agua por varios días, en lo que se pide y se hace el oficio pues tarda, hasta hoy se bañaron, luego desayunan, después pasan a enfermería ya que diario se miden y se observan, después se lavan las manos y pasan al comedor, es lo que hacen hasta las dos de la tarde”, y después, “pues ya nada no hay personal”, esa fue la respuesta del responsable del pabellón a mi pregunta de cuál era el programa diario de los internos; no le preguntaba de lo obvio, comida y aseo, sino de la intervención profesional, del programa para mejorar sus condiciones, de las actividades sublimadoras, necesarias para todo ser humano como el ejercicio físico, las artes, el aprender a sembrar y cultivar (ya que el espacio es amplio, hay kilómetros de áreas verdes que por supuesto están cercadas por alambrado).

Entre orines realizamos nuestras actividades, un compañero y varias compañeras contaron un cuento con títeres, en otro grupito un compañero tocaba la guitarra, otro las claves y yo el tambor, un interno se paró a bailar, algunos más permanecieron atentos; otros más trabajaron en el patio con varios internos y algunos balones, adentro en las mesas algunos realizaron máscaras o dibujaron lo que quisieron. Se nos prohibió ingresar con celulares y cámaras de fotografía, pero fue obligatoria la bata blanca (que yo no llevé, una blusa blanca fue mi cómplice).

Privados de su libertad, no nos mencionaron ni la cantidad ni el fármaco que injieren a diario además de sus alimentos, como que esa información es para sus colegas psiquiatras y no para los psicólogos, se observa control total de lo que hacen o de lo que pueden hacer los internos.

Mensaje de bienvenida que aparece en su página web.

Mensaje de bienvenida que aparece en su página web.

Y así el país entero, cuál es la diferencia cuando estamos todos cautivos y miedosos, bajo amenaza de todo y todos, desde los padres que justifican la violencia que ejercen hacia sus hijos para que estén bien educaditos, los maestros que por medio de una calificación nos someten desde el jardín de niños, la policía y el gobierno cómplices del omnipotente Estado que todo lo controla, drogados hasta las manitas con la venia y distribución del narco, drogados además por la televisión y la comida chatarra, todos en este gran psiquiátrico.

Salgamos, volemos, atrevámonos, comencemos por denunciar e intentar con todas nuestras fuerzas resistir y crear, amigos de El Alebrije construyamos nuestra propia locura, la creadora y no la institucional médica. Pues así con la náusea aún y en medio de esta lucha, como todas las noches saldré al jardín y aullaré con la luna.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.