Hace 57 años se estrenó en México “Los pájaros”, de Alfred Hitchcock

Por: Saúl Montoro

Un día como HOY pero de 1963 se estrena en México LOS PÁJAROS (1962) de Alfred Hitchcock en los cines Chapultepec y Palacio Chino siendo la siguiente película filmada por Hitch luego del éxito de Psicosis (1960).

Basada en el cuento corto de Daphne du Maurier, Hitchcock arma toda una trama que gira alrededor del personaje de Melanie Daniels (Tippi Hedren) que al conocer a Mitch Brenner (Rod Taylor) en una tienda de animales, decide visitarlo al pueblo costero de Bodega Bay que es donde poco a poco parvadas de gaviotas, cuervos y otras especies de pájaros comienzan, primero, a ocupar el pueblo y luego atacar a los habitantes del mismo sin motivo aparente.

La genialidad narrativa de Hitch vuelve a demostrarse no sólo al ampliar la historia descriptiva de Du Maurier (donde todo gira alrededor de un granjero y su familia) al distraer al público con los personajes de Hedren y Taylor del verdadero dilema del desquiciamiento inesperado de miles de pájaros que convierten el pueblo en un micro-cosmos de personajes pintorescos donde se ve reflejado el contexto general de la humanidad en respuesta a un acontecimiento que altera su existencia.

Nunca sabemos qué fue lo que hizo que los pájaros atacaran a los humanos, a Hitchcock es lo que menos le importó y tampoco nos es explicado al final de la película – esto fue respetado de forma íntegra del cuento – debido a que las aves son el motivo, la columna vertebral de la trama para que los humanos actúen en respuesta a situaciones inesperadas.

Esta es la genialidad del director; iniciar la película con una historia que promete un romance entre los protagonistas y al final, efectivamente, juntarlos pero como supervivientes de un acontecimiento brutal e inexplicable de violencia de la naturaleza donde el ataque de los pájaros es tan repentino que el final queda igual: Miles de aves cubriendo la tierra mientras los humanos se alejan en el horizonte donde no sabemos que sobrevivió o más bien, donde no se puedan encontrar aves dispuestas a atacar a la humanidad.

Un desolador final donde no hay un cierre más que la palabra FIN que resulta irónico dado que desconocemos lo que ocurre en el planeta más allá del pueblo de Bodega Bay.

Nuestros personajes han sobrevivido apenas pero no sabemos cuál es su destino ni cómo van a enfrentar lo que vayan a encontrarse más adelante.

Una más de las películas de Hitchcock que demuestran el poder narrativo y de manipulación a su antojo del público que espera tener una luz de esperanza que jamás es del todo clara porque el director, dueño de nuestras sensaciones durante los minutos que duran sus filmes, nos tiene agarrados de las solapas y no nos va a soltar salvo cuando cree que ya podemos irnos a casa con una sensación de inquietud en el alma.

Justo por eso AMAMOS A HITCH.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .