LOS ACCIDENTES NO EXISTEN…

Por: José M. Viniegra

oogway¿Cuántas veces escuchamos decir: fue un accidente, después de que algo salía en extremo mal? Aún cuando nuestro juicio indicaba que algo andaba mal, luego de que el supuesto accidente que alguien más cometió nos afectaba, terminábamos por aceptarlo, pues “todos” lo hacían. Pero basta con recordar que eso no nos complacía, ni nos parecía congruente.

Bueno; los accidentes no existen. Desde un simple evento como tirar el café sobre el trabajo de toda una noche, pasando por cuestiones como aceptar un préstamo fraude, hasta el asesinar a alguien por “negligencia”, son todos lo mismo: eventos meticulosamente causados.Guagua-peligro-cable-el--ctrico-interior

¿Por qué meticulosamente? ¿Cómo es que podría uno prestar atención a finos detalles de manera que todas las tremendas fuerzas del destino convergieran en un único y llano accidente? Pues, más bien, todo sucede de un  modo más simple.

El que prestemos o no atención a algo, no lo hace desaparecer. Si vemos una camisa colgada en el rack o no lo hacemos no cambia en casi nada el hecho de que ésta continúa ahí, colgada. Así que las cosas no necesitan que las veamos para seguir o estar ahí. Lo mismo sucede con los actos. No requieren que estemos conscientes de ellos para funcionar. ¿Y cómo es que funciona un acto? Simple: un acto es una acción. A toda acción corresponde una reacción.

fj69smPor pequeños que sean nuestros actos, estos causan cosas. Causan consecuencias. Y no necesitan ser, necesariamente, de comisión (o sea, que llevan acción); pueden ser omisiones también. Por ejemplo: dejar la comida en la lumbre parece ser un acto de comisión; sin embargo, es en realidad una omisión: no se quitó de la lumbre. Y ese pequeño “no acto”, desencadenó que se quemara la cena.

Seguirle la pista a los actos de omisión es más difícil, puesto que nuestra atención no está ahí normalmente, sino en lo que deseamos hacer, por el sólo hecho de que deseamos, para bien o para mal, hacerlo. Pero si quisiéramos podríamos rastrear todo lo que no hicimos y que, tal vez, debíamos hacer, como el tomar todas esas pequeñas o grandes precauciones que no tomamos.Kung_fu_panda los accidentes

Pero la verdad es que no lo hacemos. Normalmente, el creer que lo que “no vemos” no sucede, no está o no repercute en algo más, hace que sea casi titánico para la mayoría el prevenir. Pero no es imposible y hay gente igual de escrupulosa al hacer que al no hacer; no lo deja a la suerte. Esta gente suele no cometer tantos errores o, de hecho, no tiene constantes accidentes.

201512292042221Así que ya lo sabes: los accidentes no existen. Existen las consecuencias de no prestar la suficiente atención a los eventos que hacemos, o a dejar de prestarla a lo que dejamos de hacer, como prevenir meticulosamente y antelar un poco lo que pudiera suceder a futuro.

Por último: si en el habla común y corriente existe el término accidente, comencemos a entender que hay accidentes pequeños, otros medianamente graves, y existen enormes consecuencias tras no hacer aquello que nos competía hacer.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s