CROSSOVER: EN EL FESTIVAL INTERNACIONAL DE CINE DE MORELIA…TE PROMETO ANARQUÍA

Por: Jesús Chavarría (@jchavarria_cine)

image

Cada cierto tiempo, llega una obra con los elementos necesarios para convertirse en un retrato generacional, más allá de las circunstancias que puedan depararle la distribución y la taquilla –que en conjunto representan el punto de quiebre de nuestra cinematográfica-, ese es el caso de Te Prometo Anarquía, película presentada con acierto dentro del Festival Internacional de Cine de Morelia.

Tomando como base una historia de amor, expone con contundencia, la orfandad crónica en la que se ven sumergidos los jóvenes –a veces  sin importar el extracto social-, como resultado de pertenecer a una sociedad carcomida por los sistemas e instituciones anacrónicos, que les han olvidado y parece no importarles.

Atrás ha quedado el enojo o el desencanto que caracterizó a sus predecesores cuando tuvieron la misma edad, ellos ahora pertenece a una generación que solo atina a dejarse llevar por el entorno, pasar desapercibidos y sobrevivir, como bien lo representa el director, a través de una imagen de inesperada elocuencia, que involucra un pequeño barco de papel.

Pero ese es solo uno de los momentos de descarnada emotividad y desoladora belleza, que la cinta ofrece, incluyendo un envolvente plano secuencia, con los protagonistas deslizándose sobre sus patinetas -convertidas en casi una extensión de su cuerpo- cual si de un grupo de aves se tratara, en una especie de ballet urbano, que tiene como únicos e impasibles espectadores, a los transeúntes de una ciudad que se percibe agonizante.

La música además, es otro ingrediente importante, nunca el Tri –con su tema Perro Negro-, resultó tan conveniente, recuperando de paso, mucho de esa esencia subversiva que ha perdido en los últimos años.

Todo aunado a una trama que alude al trafico de sangre, que se nutre del submundo de los vendedores ambulantes, pero que sobre todo apunta a ese momento en que el adolescente descubre que hay actos irremediables, que hay cosas que cuando se rompen, ya no se pueden reparar. Es precisamente esto último, lo que conecta Te Prometo Anarquía, con joyas cinematográficas de la talla de Paranoid Park, haciendo aún más  inexplicable, que pese al sentir general del público y prensa especializada, a la hora de los premios durante el que sin duda, es el evento fílmico más importante del año en nuestro país –el ya mencionado FICM-, no resultara la ganadora del premio principal.

En fin,  como siempre, este tipo de eventos obedece a un contexto específico y tiene diversas  implicaciones, una  razón más para empezar…a deshacer el mundo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.