20,000 DÍAS EN LA TIERRA: DOCUMENTAL SOBRE NICK CAVE EN LA CINETECA NACIONAL

Por: José M. Viniegra

2e2ed2660413688e00e36669d518ce82Por fin, en pantalla grande: 20,000 DAYS ON EARTH, el documental más esperado por los fervientes seguidores de Nick Cave. Se presenta durante esta semana este filme en la Cineteca Nacional. La Sala 2: Salvador Toscano dejará con un gran “sabor de boca” a fieles seguidores de Nick Cave (e incluso de los Bad Seeds) cuando presencien este filme.

Quien no ha tenido el placer de conocer la música de éste personaje de enormes magnitudes y de trascendencia musical saldrá amando no sólo el filme, sino este género que ha pasado, a lo largo de la historia de Nick Cave & The Bad Seeds, a través del Punk, el Rock y el Blues. Y es que no es posible –ni tiene por qué serlo- encasillar así, sin más, un sonido que trascendió desde lo ácido, hasta lo movido y lo melancólico. Pero también, y sobre todo, saldrán, como pudimos constatar, gustosos de haber conocido en esta vida la música de un genio del calibre de Cave.2013nickcave-3_RJ050713

La Cineteca Nacional se ha distinguido por su cine de arte, así como por sus documentales. Esta vez nos enteramos de que éste filme vería la luz próximamente, cuando aún estábamos en el 2014. Acá en México, muchos de los seguidores de Nick Cave & The Bad Seeds esperábamos tener en nuestro país la película-documental que retrata –aunque virtualmente- 24 horas de la vida de éste músico y compositor. Algunos gozamos la materialización de su figura en un concierto que dio en el Plaza Condesa, hace ya un par de años, en el 2013.

20000-days-on-earth640Le conocimos, claro está, por sus discos. Algunos, tal cual lo menciona Nick en el documental, no pasarán de decir que sólo es un poco más de Rock; pero él y sus seguidores, sabemos que va mucho, mucho más allá de sólo música algunas veces estrepitosa y otras, suave. Algunos, desde que le escuchamos por primera vez, quedamos a merced de un hipnotismo que nos atrapó, merced de nuestro sentido del oído; más desarrollado en los melómanos. Por ello, ha sido un verdadero placer verlo en pantalla grande, como es debido.

Hay que señalar que el documental presenta de una manera virtual un día de la vida de Nick Cave en sus ya cumplidos 20,000 días; pero es en verdad una introspección que hace el artista a su propia vida, sus anécdotas y sus ímpetus, con testimonios de otros músicos y amigos.

Desde muy niño, Nicholas Edward Cave, fue atrevido; de joven, un tanto vicioso e irreverente, de grande… una leyenda. Durante20000-days-on-earth el tiempo que dura la proyección, somos copartícipes de esa apertura en la que él desnuda su memoria, su alma, sus más lejanos recuerdos y sus más escabrosas dudas respecto del porvenir, pero siempre de un modo elegante. Podemos conocerlo más íntimamente, saber un poco de su relación con su padre, de algunas vivencias con amigos de la infancia, con las mujeres, con su sueño de cantar y cómo lo consumó. Conocemos a través del filme la manera en cómo percibe el mundo, la vida y el tiempo 10409179_838762052875469_5800315990907390334_nel cual, el mismo, concibe como irreal pues habla de éste en sus melodías más de una vez. Sabremos cómo fue su vida a lo largo de los años más representativos (hasta donde logra recordar –hay un hueco en los 80´s en su memoria); cómo percibe el sitio donde vivió su infancia, sus mayores temores, sus más fuertes pasiones, etc.

Si puedo arriesgarme conscientemente al dar la siguiente opinión y asegurar con ello que tienen que ver este documental, diré lo siguiente: 20,000 Días en la Tierra no es sólo un documental de rock o de una banda o cantante. No es sólo otro documental de música. La forma en que Nick habla de la vida misma, de la lucha constante por salir avante con nuestros sueños, del no saber con certeza hacia dónde se va cuando se persigue un sueño; del cómo la vida y algunos parajes nos escogen y no nosotros a ellos, del tener una pequeñísima idea que alimentamos a costa de todo como una flama que cupiera en nuestras manos, pese a que toda la violencia del día a día podría apagarla. Así nos muestra que no sólo es un compositor y cantante muy culto y experimentado, sino un ser de carne y hueso –por obvio que parezca mencionarlo- que ha vivido la vida como se debe: al máximo, y que por ello mismo puede dejar plasmada en sus letras la existencia misma, los personajes de la vida, las pasiones, las altas y las caídas.20000days620350

Un hombre que ha leído mucho, que conoce y se ha codeado con músicos como PJ Harvey y Kylie Minogue entre muchos más, o que ha tenido influencias de Tom Waits, Leonard Cohen, o incluso ejemplos de actitudes férreas e inamovibles como la de Nina Simone; un artista que, pese a su entrega en su profesión (y sueño), se dio el tiempo de vivir la vida al extremo, completamente. No sólo el lado “recto” que a veces la sociedad exige que vivamos, sino también el lado oscuro de la vida, el lado rebelde y un tanto anárquico. Así, pues, podemos aseverar que es un hombre completo, amigo de otros músicos de calibre internacional y un amado compositor y músico que trasciende fronteras y trascenderá así mismo el tiempo.

Más de un creador, sea músico, escritor, pintor, etc., e incluso aquellos que no se dedican en algún modo al arte, se sentirán harto identificados con las palabras profundas y las ideas bien planteadas con que nos habla Nick. Es obligatorio, para los amantes de su música, ver este documental.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.