Carl Sagan: científico y celebridad.

Por: Angélica Camacho

Carl Sagan dedicó su vida a la exploración de los misterios del universo y fue mundialmente conocido por la serie televisiva COSMOS con la que desveló a todo el publicó los secretos del universo.

Divulgador científico, celebridad, astrobiólogo, astrónomo, astrofísico, cosmólogo y escritor, Carl tuvo grandes aportaciones a la ciencia, por ejemplo sus ensayos sobre la Teoría de invernadero en el planeta Venus y también su colaboración en las sondas de la NASA enviadas a Venus y Marte del programa Mariner.

Principalmente es reconocido por sus investigaciones para explorar otros mundos en busca de vida extraterrestre y aún sin pruebas contundentes, siempre defendió la idea de que había vida fuera de nuestro planeta. A lo largo de su carrera publicó más de 300 artículos científicos.

Sagan, junto a su pareja Ann Druyan crearon un disco hecho de oro que viajaría en el Voyager y que fue lanzado al espacio exterior, el cual contiene la grabación de los latidos del corazón de Ann, imágenes, saludos en 60 idiomas, música de varias culturas, un beso y demás sonidos propios de la tierra con la esperanza de que en futuro algún tipo de vida extraterrestre lo encontrase y pudiera conocer sobre nosotros y así lograr contactarnos.

Carl Sagan dijo que “la nave espacial, y el registro, solo serán encontradas si existen otras civilizaciones capaces de viajar en el espacio interestelar. Pero el lanzamiento de esta botella dentro del océano cósmico dice algo muy esperanzador sobre la vida en este planeta“.

Una vez que la Voyager 1 pasó Júpiter, Carl, pensó que la cámara de la nave se diera la vuelta y tomara una imagen del sistema solar, denominada “Retrato de familia”, desde ahí, a lo lejos nuestro planeta parece como un punto en el firmamento, como un pixel, como “un punto azul pálido”.

Mira ese punto. Eso es aquí. Eso es nuestro hogar. Eso somos nosotros. En el, todos los que amas, todos los que conoces, todos de los que alguna vez escuchaste, cada ser humano que ha existido, vivió su vida. La suma de todas nuestras alegrías y sufrimientos, miles de religiones seguras de sí mismas, ideologías y doctrinas económicas, cada cazador y recolector, cada héroe y cobarde, cada creador y destructor de civilizaciones, cada rey y campesino, cada joven pareja enamorada, cada madre y padre, niño esperanzado, inventor y explorador, cada maestro de la moral, cada político corrupto, cada “superestrella”, cada “líder supremo”, cada santo y pecador en la historia de nuestra especie, vivió ahí – en una mota de polvo suspendida en un rayo de sol.

La Tierra es un escenario muy pequeño en la vasta arena cósmica. Piensa en los ríos de sangre vertida por todos esos generales y emperadores, para que, en su gloria y triunfo, pudieran convertirse en amos momentáneos de una fracción de un punto. Piensa en las interminables crueldades cometidas por los habitantes de una esquina del punto sobre los apenas distinguibles habitantes de alguna otra esquina. Cuán frecuentes sus malentendidos, cuán ávidos están de matarse los unos a los otros, cómo de fervientes son sus odios. Nuestras posturas, nuestra importancia imaginaria, la ilusión de que ocupamos una posición privilegiada en el Universo… es desafiada por este punto de luz pálida.

Nuestro planeta es una solitaria mancha en la gran y envolvente penumbra cósmica. En nuestra oscuridad —en toda esta vastedad—, no hay ni un indicio de que vaya a llegar ayuda desde algún otro lugar para salvarnos de nosotros mismos. La Tierra es el único mundo conocido hasta ahora que alberga vida. No hay ningún otro lugar, al menos en el futuro próximo, al cual nuestra especie pudiera migrar. Visitar, sí. Asentarnos, aún no. Nos guste o no, por el momento la Tierra es donde tenemos que quedarnos. Se ha dicho que la astronomía es una formadora de humildad y carácter. Tal vez no hay mejor demostración de la locura de los conceptos humanos que esta distante imagen de nuestro minúsculo mundo. Para mí, subraya nuestra responsabilidad de tratarnos mejor los unos a los otros, y de preservar y querer ese punto azul pálido, el único hogar que siempre hemos conocido”. Relato del libro: Un punto azul pálido: una visión del futuro humano en el espacio.

También junto con Ann Druyan, grabó 13 programas acerca de la historia de la astronomía y la exploración del espacio, convirtiéndose así en conductor del programa COSMOS. Tardaron 3 años en filmarlo, rodaron en 12 países y lograron contratar al equipo de efectos especiales de StarWars.

Ann Druyan y Carl Sagan

Sagan participó también como asesor científico en la película de Stanley Kubrick .”2001: odisea en el espacio” y la película Contacto, dirigida por Robert Zemeckis (Back to the Future, Forrest Gump) y protagonizada por Jodie Foster fue basada en el libro del mismo nombre que Sagan publicó en 1985.

Fue quno de los principales divulgadores científicos, ha sido un personaje único pues su aparición en la serie por la que fue reconocido mundialmente, COSMOS inspiró a millones de personas para acercarse a la ciencia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .